Japón aprueba su primera vacuna contra el COVID-19

MARI YAMAGUCHI
·1  min de lectura
El ministro japonés de Salud, Norihisa Tamura, habla a la prensa después de que un comité de su Ministerio autorizara la vacuna contra el coronavirus desarrollada por Pfizer Inc., la primera aprobada para su uso en Japón, en Tokio, el viernes 12 de febrero de 2021. (Kyodo News via AP)

JAPÓN (AP) — Las autoridades japonesas aprobaron el domingo su primera vacuna contra el COVID-19 y dijeron que comenzarían las vacunaciones en cuestión de días, meses después de Estados Unidos y muchos otros países.

El Ministerio japonés de Salud dijo que había aprobado la vacuna codesarrollada por Pfizer Inc y BioNTech.

El anuncio se produjo después de que un comité del gobierno confirmara que los resultados finales de los ensayos clínicos realizados en Japón mostraron que la vacuna tenía una eficacia similar a la registrada en los ensayos en el extranjero.

Muchos países comenzaron a vacunar a sus ciudadanos a finales del año pasado, y la vacuna de Pfizer se ha utilizado en otros lugares desde diciembre.

Según el plan actual, unos 20.000 trabajadores médicos de primera línea en hospitales de Japón serán los primeros en vacunarse a partir del miércoles, aproximadamente. Otros 3,7 millones de trabajadores médicos irán después, seguidos por ancianos que deberían recibir sus inyecciones a partir de abril. Se espera que la población general pueda optar a vacunarse a partir de junio.

Las vacunas están consideradas como cruciales para celebrar los aplazados Juegos Olímpicos de Tokio este verano. Se espera que Japón reciba 144 millones de dosis de Pfizer, 120 millones de AstraZeneca y unos 50 millones de Moderna antes de final de año, suficiente para cubrir a su población.

Las vacunas desarrolladas en Japón están aún en las primeras fases de desarrollo, de modo que el país debe recurrir a importaciones. AstraZeneca pidió hace poco la aprobación de su fármaco en Japón, mientras que Moderna no lo ha hecho aún. La dependencia de Japón a las importaciones, muchas de ellas sujetas a los controles de exportación de la UE, también ha causado preocupación sobre el suministro.