James Gunn casi destruye su carrera, pero ahora está de vuelta con 'El Escuadrón Suicida'

·10  min de lectura
El director James Gunn en Vancouver, Columbia Británica, Canadá, el 20 de junio de 2021. (Alana Paterson/The New York Times)
El director James Gunn en Vancouver, Columbia Británica, Canadá, el 20 de junio de 2021. (Alana Paterson/The New York Times)

Un día de julio de 2018, James Gunn descubrió que era tendencia en Twitter y no por una buena razón. Gunn, el cineasta detrás de la saga de ciencia ficción “Guardianes de la Galaxia” de Marvel, había tuiteado muchos chistes deliberadamente crueles sobre el Holocausto, los ataques del 11 de Septiembre, el sida, la pedofilia y la violación. Y ahora habían resurgido, causando oleadas de críticas hacia él. Gunn fue despedido de una tercera película planeada de los Guardianes y llegó a creer que su carrera había terminado. “Sentí que todo había acabado”, dijo recientemente.

Gunn se disculpó públicamente y sus estrellas de “Guardianes de la Galaxia”, incluyendo Chris Pratt y Zoe Saldana, se unieron en su defensa en una carta pública. En marzo de 2019, Gunn fue contratado nuevamente para la franquicia cinematográfica.

Gunn había pasado los meses posteriores a su despido reflexionando sobre sí mismo mientras trabajaba en una oportunidad inesperada: Warner Bros. lo había elegido para que hiciera una película en su propio universo de superhéroes basado en personajes de DC Comics. La cinta, “El Escuadrón Suicida”, escrita y dirigida por él, narra las aventuras de un variopinto equipo de criminales, entre ellos el francotirador Bloodsport (Idris Elba) y la saboteadora Harley Quinn (Margot Robbie), seleccionado por la implacable Amanda Waller (Viola Davis) para completar una misión aparentemente imposible.

“El Escuadrón Suicida”, que se estrenará en cines y en HBO Max el 6 de agosto, es una secuela de la película de 2016 “Escuadrón Suicida”, escrita y dirigida por David Ayer, que fue un éxito comercial, pero no fue bien recibida por la crítica. La visión de Gunn conserva la violencia y agrega más capas de extravagancia y personajes absurdos como Polka-Dot Man (David Dastmalchian), el híbrido pez-humano Rey Tiburón (con la voz de Sylvester Stallone) y una malévola estrella de mar alienígena llamada Starro.

Gunn dijo: “Hay una especie de realismo mágico con el que abordamos esta película. Sí, es extraño ver a un tiburón que camina. Pero no es tan extraño como lo sería en nuestro universo”.

Gunn, entre cuyos créditos se encuentran las sátiras de género de bajo presupuesto “Criaturas rastreras” y “Super”, habló a finales de junio en una entrevista de video desde Vancouver, Columbia Británica, donde está trabajando en “Peacemaker”, una serie derivada para televisión de “El Escuadrón Suicida” protagonizada por el personaje aventurero y patriotero interpretado por John Cena.

Gunn, de 54 años, ha dejado que su cabello puntiagudo se llene de canas y se ha dejado crecer una barba prolija, lo que le da un aspecto más de científico loco que de presuntuoso de la industria. Sin embargo, sigue escarmentado por su breve exilio de Marvel. Al hablar de “El Escuadrón Suicida”, dice: “Tiene humor negro, pero la parte emocional también está allí. Siento como si estuviera comunicando todo mi ser”.

El director James Gunn en Vancouver, Columbia Británica, Canadá, el 20 de junio de 2021. (Alana Paterson/The New York Times)
El director James Gunn en Vancouver, Columbia Británica, Canadá, el 20 de junio de 2021. (Alana Paterson/The New York Times)

Gunn habló sobre su despido y recontratación en Marvel, la realización de “El Escuadrón Suicida” para DC y su visión sobre las dos franquicias de superhéroes. A continuación, extractos editados de esa conversación.

P: ¿Cómo te enteraste de que habías sido despedido de Marvel?

R: La decisión me la comunicó Kevin Feige (presidente de Marvel Studios). Llamé a Kevin la mañana que estaba sucediendo y le pregunté: “¿Es esto un problema grave?”, a lo que me contestó: “No lo sé”. Eso fue un momento extraño. Mi reacción fue algo como “¿No lo sabes?”. Eso me sorprendió. Más tarde me llamó —él mismo estaba conmocionado— y me dijo lo que habían decidido los poderes fácticos. Fue inaudito. Y por un día, pensé que todo se había acabado. Todo se había acabado. Iba a tener que vender mi casa. Nunca más iba a volver a trabajar. Así lo sentí.

P: ¿Esa experiencia te hizo ser más cuidadoso con lo que dices, ya sea en las redes sociales o en general?

R: Sí y no. Hoy en día soy más considerado con los sentimientos de las personas. Ya había conversado mucho sobre esto antes de que esos tuits resurgieran. Son horribles, así era mi sentido del humor en ese entonces. Pero, antes de que todo esto sucediera, ya me había dado cuenta de que me había cerrado a cosas que pensaba eran sensibleras porque no quería ser vulnerable. Esta actitud —tipo “Puedo hacer chistes sobre lo que sea, miren cuán genial soy por eso”— no define toda mi plenitud como ser humano. Y eso lo aprendí mucho antes de que me denunciaran por esos tuits.

P: ¿Cuándo comenzaste a darte cuenta de que la situación no era tan grave? ¿El apoyo público de tus actores de “Guardianes de la Galaxia” marcó la diferencia?

R: Uno no comprende la inmensidad de esto hasta que estás en el medio. Para un tipo que siente que ha hecho la mayoría de las cosas por sí solo, que nunca ha tenido mucho respaldo de nadie y ha tenido que abrirse camino del cine B hasta donde estoy hoy, no esperas que la gente te apoye. Como alguien que tiene dificultades para aceptar el afecto o el amor de los demás, tener a todos a mi alrededor —mi novia, mis padres, mi familia, mi mánager, mis publicistas, todos los actores con los que he trabajado—, que estuvieran a mi lado y a la orden, eso fue una enorme revelación para mí. Me sentí realmente realizado y querido de una manera que nunca había sentido en mi vida. Y cuando además viene Warner Bros. el lunes siguiente de lo sucedido y me dice: “Queremos trabajar contigo, James Gunn”, piensas: “Guau, se siente genial escuchar eso”.

P: Entonces, mientras estabas en medio de este potencial escándalo, ¿Warner Bros. se te acercó y te preguntó si estarías interesado en Superman, su personaje insignia de DC?

R: Me lo propusieron. Toby Emmerich (presidente de Warner Bros. Pictures Group) hace ejercicio con mi mánager y cada mañana decía: “James Gunn, Superman. James Gunn, Superman”.

P: ¿Cómo llegaste entonces a “El Escuadrón Suicida”?

R: En ese momento dije que no podía comprometerme con algo en ese instante. Fue traumático. Tenía que lidiar conmigo mismo primero. Tenía que dar un paso atrás. Entonces, tomé las diferentes posibilidades de proyectos en los que podía trabajar y, durante un mes, me dediqué a un proyecto distinto cada día. Realmente quería asegurarme de que fuera lo que fuera a escribir tenía que ser una gran historia y si funcionaba y me daban ganas de dirigirlo, podría hacerlo. “El Escuadrón Suicida” fue el único proyecto que cobró vida de inmediato.

P: La primera película tuvo algunas grandes estrellas que no estarán en esta secuela. ¿Exploraste la posibilidad de traer de vuelta a Jared Leto como el Guasón o a Will Smith como Deadshot?

R: Al Guasón, no. No sé por qué el Guasón estaría en el Escuadrón Suicida. No sería de ninguna ayuda en ese tipo de situación de guerra. Con respecto a Will… tenía muchas ganas de trabajar con Idris. Esta es una película con varios protagonistas. Estamos un rato con Margot y Daniela (Melchior, que interpreta a la Cazadora de Ratas 2) es el corazón de la película en muchos sentidos. Pero si hay que elegir a un solo protagonista, es Idris. Y yo quería a alguien que transmitiera esa sensación ruda tipo “Los imperdonables”. Un tipo que había sido un supervillano importante —logró incapacitar a Superman en una oportunidad— y que termina reducido a limpiar el piso al comienzo de la película. No quiere tener nada que ver con esto, pero simplemente ha aceptado que esta es su vida. Y creo que ese personaje es Idris Elba.

P: Esta será la tercera película, tras “Escuadrón Suicida” y “Aves de presa”, que intenta encontrarle un lugar a Harley Quinn en el universo cinematográfico de DC. ¿Cómo ves al personaje?

R: En mi opinión, Harley Quinn está en el mismo nivel que Batman, Superman, La Mujer Maravilla, Capitán América, El Hombre Araña, Hulk. La mayor parte de mi carrera ha consistido en escribir personajes que existen en los cómics, pero que no eran personalidades bien definidas y en tener que crear sus personalidades cinematográficas, ya sea Star-Lord, Drax o Groot, quienes eran muy diferentes en los cómics. Harley fue increíblemente bien escrita por Paul Dini desde el principio, por lo que poder capturar la esencia de ese personaje —su naturaleza caótica y dulce— y darle su justa dimensión de bromista y permitirle que fuera a donde quisiera, fue algo que me sorprendió incluso como escritor.

P: ¿Te dio cierto placer traer de vuelta a Viola Davis como Amanda Waller y dejar que se ensuciara las manos tanto como algunos de los personajes superhéroes?

R: Ella no tiene ningún reparo en hacer eso en absoluto. Es la persona más dulce del mundo y Waller da miedo. Cuando está en el plató y se transforma en el personaje, literalmente me da miedo acercarme a darle alguna indicación por la mirada que tiene en sus ojos. Es demasiado intimidante. Ella me llega por aquí (sostiene la mano a la altura de su cuello), pero eso no le resta nada de intimidación. Es maravillosa.

P: Hay una cualidad inherente de lo prescindible en tu concepto de “El Escuadrón Suicida” que va en contra del deseo de un estudio de establecer una franquicia de películas repetibles. ¿Fue tu objetivo crear la película de superhéroes más nihilista de la era moderna?

R: No creo que sea nihilista. Para mí, esto trata sobre nuestro mundo cambiante y sobre personas que, aunque tienen grandes dificultades para hacer conexiones, logran establecer algunas pequeñas conexiones. Mi declaración de objetivos fue simplemente hacer la película más divertida posible y no recular ante nada. Sabía que tenía una oportunidad que muy pocos cineastas han tenido alguna vez, que es hacer una película de gran presupuesto sin restricciones en cuanto a la trama, los efectos, los decorados. Sentí que era mi responsabilidad tomar riesgos.

P: ¿Qué pasa si, tras un año de pandemia, el público masivo no está listo para una película con tanta muerte y destrucción indiscriminada?

R: En realidad, creo que la emoción y el humor ayudan a equilibrar las partes más duras. Creo que es una película perfecta para este momento. La cuestión es saber dónde vamos a estar con el COVID-19 y cómo estar a salvo. A “F9” le fue muy bien, así que espero que la película atraiga a muchas personas. Esta mañana conversé con mi madre de 80 años. Quiere venir a verla. Le dije algo como “Mamá, esta película tiene muchos tiburones que despedazan a personas”. (Voz suave) “Lo sé, Jimmy, no me importa”. Le va a encantar.

P: ¿Ves grandes diferencias con la forma en que Marvel y DC abordan sus franquicias cinematográficas?

R: Sí, pero no tantas como la gente probablemente piensa. No hay duda de que Kevin Feige está muchísimo más involucrado con la edición que la gente de Warner Bros. Da más notas. No tienes que aplicarlas y en mi caso no siempre las aplico. Pero, por otra parte, tuve más problemas. Si hubieras visto el primer corte de la primera “Guardianes de la Galaxia”, tenía más problemas, porque era la primera vez que hacía algo tan gigantesco y hay todo un proceso de aprendizaje sobre lo que funciona y lo que no y sobre eliminar el exceso de material. La verdad es que mientras Marvel continúe expandiéndose y Kevin Feige comience a acumular la propiedad de la mitad de todas las películas en general, estará más disperso.

P: ¿Eres libre de hacer más películas para DC en el futuro o trabajas exclusivamente para Marvel?

R: No tengo idea de lo que voy a hacer. Para mí, “Guardianes 3” probablemente sea la última. No sé si vuelva a hacer otra. Me parece divertido, eso sí, la capacidad de hacer diferentes cosas en el multiverso de DC. Están empezando a parecerse mucho a sus cómics. El Universo Marvel siempre ha sido un poco más cohesivo y DC siempre ha tenido más éxitos individuales. Tuvieron “The Dark Knight Returns”, “Watchmen”, “The Killing Joke”. Tuvieron “La Cosa del Pantano” de Alan Moore. El hecho de hayan hecho “Guasón”, que es un tipo de película totalmente diferente, me parece genial. Tengo grandes expectativas con la película de Matt (“The Batman”, de Matt Reeves). Están buscando algunos cineastas realmente buenos. Siempre tendrán aciertos y fracasos, pero lo único que me importa es que no se vuelvan aburridos.

© 2021 The New York Times Company

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Nicolas Cage se queda con las ganas de ser Joe Exotic

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.