Jameneí urge a desconfiar de EE.UU. y a no ceder en materia nuclear

Agencia EFE
·2  min de lectura

Teherán, 21 mar (EFE).- El líder supremo iraní, Alí Jameneí, advirtió este domingo que "no se puede confiar en la promesa de los estadounidenses" y que, de llegar a modificarse el acuerdo nuclear de 2015, tendría que ser "a favor de Irán".

"Los estadounidenses deben levantar todas las sanciones primero y luego nosotros lo verificaremos y, si realmente se eliminan, entonces volveremos a nuestros compromisos (del pacto nuclear). No podemos confiar en la promesa de los estadounidenses ", dijo en un discurso televisado.

Jameneí subrayó que las promesas de la Administración del presidente norteamericano Joe Biden "no tienen ningún valor" para Irán, después de la decepción sufrida durante el mandato de Barack Obama y, sobre todo, con Donald Trump, quien retiró a EE.UU. del acuerdo nuclear y volvió a imponer sanciones a Teherán.

"Si el actual Gobierno estadounidense quiere aplicar la (política de) máxima presión nuevamente, también fracasará y desaparecerá" de la escena política como Trump, enfatizó el líder iraní.

Aludiendo a las declaraciones de algunos funcionarios estadounidenses de que el pacto, conocido como JCPOA en sus siglas en inglés, ha de ser modificado, Jameneí indicó que las condiciones no son favorables a EE.UU.

"Las condiciones ahora son diferentes, pero no han cambiado a favor de EE.UU. sino al nuestro. Irán se ha vuelto mucho más fuerte desde 2015 y, por lo tanto, si el JCPOA va a cambiar, debe ser a favor de Irán", apostilló.

En todo caso, ante cualquier eventual negociación, el líder, que tiene la última palabra en las decisiones importantes del país, urgió a no apresurarse.

"No tenemos prisa. Es cierto que creemos que hay que aprovechar las oportunidades, pero en algunos casos sus riesgos superan a los beneficios", dijo el ayatolá, quien opinó que al firmar en 2015 el JCPOA se actuó "de forma apresurada".

En cuanto a las sanciones, impuestas por la Administración de Trump, Jameneí las calificó de "crimen contra la nación iraní" y urgió al Gobierno y demás responsables a gestionar la economía del país con la idea de que no van a ser eliminadas pronto.

El JCPOA quedó en entredicho con el abandono de EE.UU. en 2018 y, un año después, con la decisión de Teherán de dejar de cumplir gradualmente sus compromisos.

En enero pasado, Irán volvió a producir uranio enriquecido al 20 %, cuando el JCPOA solo permite una pureza del 3,67 %, y en febrero suspendió su aplicación del llamado protocolo adicional, limitando las inspecciones internacionales a sus instalaciomes nucleares.

Aunque la llegada de Biden a la Casa Blanca trajo cierta esperanza, la situación se encuentra en un punto muerto ya que mientras Washington pide a Irán que vuelva a cumplir con sus obligaciones, Teherán exige la eliminación primero de las sanciones.

(c) Agencia EFE