Jair Bolsonaro: "Yo quiero una Argentina fuerte; no una patria bolivariana"

LA NACION

La reunión que tuvo el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, con el canciller argentino, Felipe Solá, fue "muy saludable", según indicó hoy Bolsonaro a la agencia de noticias EFE. Tal fue el resultado del encuentro, que el mandatario comentó que puso en movimiento mecanismos para evaluar un posible respaldo a la Argentina con la renegociación de la deuda que contrajo el país con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La iniciativa ya fue enviada al Ministerio de Economía brasileño para que ellos determinen si la operación es viable, aclaró el Presidente.

En esa misma línea, Bolsonaro esbozó que "quiere una Argentina fuerte", y "no una patria Bolivariana", y que considera que es uno de sus "mayores socios comerciales". Estas declaraciones se hicieron luego de que por primera vez un miembro del gobierno Nacional de Alberto Fernández se reuniera con él, tras los cortocircuitos entre ambas administraciones apenas asumió Fernández al poder.

"Me interesa conversar con Fernández", declaró Bolsonaro, quien durante la campaña electoral argentina del año pasado llegó a tildar a Fernández de "bandido de izquierdas".

"Todo cambió", aseguró Solá, en la relación que mantenían ambos países miembros del bloque del Mercosur, después de este primer contacto .

En su encuentro con las autoridades brasileñas, Solá pidió el apoyo de Brasil, como miembro del FMI, para la renegociación de la deuda que Argentina contrajo con ese organismo el año pasado, algo que Fernández también hizo durante su gira por Europa con los presidentes de Italai, España, Francia y en Alemania con Angela Merkel.

El FMI en Buenos Aires

Las declaraciones del presidente brasilero se dan en momentos en los que la misión del FMI, que llegó este miércoles a Buenos Aires, mantiene reuniones con miembros del Ministerio de Economía de Martín Guzmán.

Bolsonaro también confirmó que, tal como anticipó ayer Solá, propuso encontrarse con Fernández el próximo 1 de marzo en Montevideo, donde ambos mandatarios coincidirán para la investidura de Luis Alberto Lacalle Pou como nuevo presidente de Uruguay.