Jair Bolsonaro cede y modera el tono tras sus ataques al Poder Judicial y la amenaza de golpe

·3  min de lectura
Jair Bolsonaro dio marcha atrás con las declaraciones realizadas durante las celebraciones por el Día de la Independencia de Brasil
Alan Santos

RÍO DE JANEIRO.– Luego del impacto negativo por las marchas del martes pasado y de sus amenazas golpistas, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, bajó este jueves el tono de su retórica e intentó enfriar la crisis institucional con un comunicado en el que aseguró que no tuvo la “intención de agredir a ninguno de los poderes”.

Bolsonaro moderó el tono en una “declaración a la nación” de 10 puntos publicada por escrito, un intento de pacificar la relación con otros poderes. El contenido mostró a un Bolsonaro irreconocible comparado con el del martes, que había amenazado con incumplir fallos y había pedido al juez que se “encuadre o pida salir” del cargo.

11 de Septiembre: el Servicio Secreto de Estados Unidos comparte fotos inéditas de los atentados de 2001

“En la vida pública, las personas que ejercen el poder no tienen derecho de tirar de la cuerda al punto de perjudicar la vida de los brasileños y la economía”, aseguró el mandatario. “Mis palabras, a veces contundentes, sucedieron en el calor del momento y de las peleas que siempre buscaron el bien común”, afirmó en la declaración.

El presidente brasileño buscó desarmar la bomba que había plantado el martes, con las más fuertes amenazas de ruptura institucional desde que está en la presidencia. En la nota dijo que tiene “diferencias naturales” con el juez Alexandre de Moraes, que lleva adelante la investigación por la promoción de fake news, y garantizó que está dispuesto a dialogar con los otros poderes.

Dura crítica de Human Rights Watch al gobierno de Nicaragua por la orden de detención del escritor Sergio Ramírez

El comunicado presidencial, interpretado como una búsqueda de pacificación, ayudó a descomprimir la situación en el mercado brasileño, que había reaccionado con pesimismo a las protestas antidemocráticas. El dólar retrocedió casi 2% y el principal índice de acciones de San Pablo, el Ibovespa, subió 1,72%, y recuperó parte de las pérdidas de la jornada anterior.

El retroceso de Bolsonaro se produjo mientras sectores de la oposición buscan instalar nuevamente en agenda la discusión de un eventual impeachment, ignorado por el presidente de la Cámara baja, Arthur Lira, único brasileño capaz de habilitar el trámite parlamentario.

“La armonía entre poderes no es mi voluntad, sino la determinación constitucional que todos, sin excepción, deben respetar”, escribió el presidente. “Reitero mi respeto a las demás instituciones de la República. Democracia es esto: Ejecutivo, Legislativo y Judicial trabajando juntos en favor del pueblo y todos respetando la Constitución”.

La nota fue divulgada luego de una reunión del jefe del Estado con el expresidente Michel Temer en el Palacio del Planalto, convocado como mediador en el clímax de la crisis con el Poder Judicial.

Según pudo confirmar LA NACION, Temer fue convocado por Bolsonaro el miércoles y el presidente dispuso este jueves un avión oficial para buscarlo en San Pablo. El expresidente se convirtió en el puente entre Bolsonaro y Moraes, que conversaron telefónicamente, y además colaboró en la redacción de la nota. El juez del máximo tribunal, blanco predilecto de Bolsonaro, fue nombrado en 2017 luego de ser nominado por Temer.

“El león se convirtió en una rata. Gran día”, escribió en su cuenta de Twitter el gobernador de San Pablo, João Doria, minutos después de publicada la carta. Más temprano, el presidente del Tribunal Superior Electoral, Luis Fernando Barroso, había acusado a Bolsonaro de estar “destruyendo las instituciones para encubrir el fracaso económico y social” de su gobierno.

La escalada de Bolsonaro en los actos por el Día de la Independencia provocó entre sus seguidores más radicalizados una reacción fuera del cálculo del Planalto. Movimientos bolsonaristas de camioneros mantenían todavía este jueves cortes parciales en autopistas y rutas en más de una docena de estados, en apoyo al presidente y contra la Corte.

Bolsonaro envió la noche del miércoles un audio a grupos de seguidores en el que pidió el levantamiento de los cortes porque “perjudican la economía, provocan desabastecimiento e inflación”. El gobierno aún esperaba la liberación de los caminos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.