Jair Bolsonaro se aburre ante cuestionamientos de muertes por COVID-19 en Brasil

·2  min de lectura

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo que no quería "aburrirse" con preguntas sobre el número de muertos de Covid-19 en el país, días después de que la nación cruzó el sombrío hito de 600 mil fallecimientos a causa del virus.

Brasil ocupa el segundo lugar después de Estados Unidos en cuanto a víctimas por Covid-19.

Cuando un periodista en una playa en el estado de Sao Paulo le hizo a Bolsonaro una pregunta sobre el número de muertos en el país sudamericano el lunes, dijo: “¿En qué país no murió la gente? ¡Díganme!".

El presidente luego agregó: “Miren, no vine aquí para aburrirme”.

Más de 21,5 millones se han contagiado y un total de 606 mil 11 personas han muerto en Brasil desde el comienzo de la pandemia, al mismo tiempo que el país también lucha contra la inflación y una economía débil.

En las últimas 24 horas, Brasil registró 6 mil 918 nuevos casos de coronavirus y 202 muertes, dijo el lunes su ministerio de salud.

Se dice que la crisis del coronavirus se manejó mal en Brasil con Bolsonaro. Durante los primeros días, se negó a reconocer la propagación del virus y la gravedad del contagio. Más tarde se negó a seguir los protocolos de seguridad de Covid-19 como cubrebocas y distanciamiento físico.

Bolsonaro ha dicho repetidamente que no tiene la intención de recibir la vacuna contra Covid-19, alegando que la infección por coronavirus que contrajo el año pasado le ha dado anticuerpos. Los científicos, sin embargo, refutan las afirmaciones de que los anticuerpos tienen un papel a largo plazo en la prevención de Covid-19.

“No voy a ponerme la vacuna, punto”, dijo en una entrevista televisiva en diciembre del año pasado. “¿Crees que mi vida está en riesgo? Ese es mi problema, punto". También dijo el año pasado que será el “último brasileño” en vacunarse y no obligará a nadie a vacunarse.

Leer más: Demandan a Florida por falsa representación de bombera afroamericana

Aún no ha sido vacunado. De hecho, durante el fin de semana, a Bolsonaro se le negó la entrada a un partido de fútbol, ya que a los aficionados no vacunados se les prohibió la entrada al estadio.

Si bien el presidente continúa criticando los confinamientos y propagando curas no probadas, sus índices de audiencia y cifras de las encuestas se han visto afectadas.

Relacionados

Activistas climáticos piden que CPI investigue a Bolsonaro

Por no estar vacunado, Bolsonaro no pudo ir al Santos-Gremio

Brasil: Protestan por estrategia de Bolsonaro ante pandemia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.