Jaime Martínez Veloz lamenta fallecimiento de Estudiante de la UNAM

·5  min de lectura
Jaime Martínez Veloz lamenta fallecimiento de Estudiante de la UNAM
Jaime Martínez Veloz lamenta fallecimiento de Estudiante de la UNAM

Un trágico accidente en la autopista México-Pueblo resultó con el fallecimiento de una familia, el doctor Amado Salvador Granados junto a su esposa Valia Maritza Goytia y sus dos hijos. La familia se encontraba viajando a Puebla, cuando un auto de carga se quedó sin frenos y chocó a seis vehículos dando un total de 19 víctimas.
La Facultad de Medicina lamenta el sensible fallecimiento de la alumna Valia Granados Goytia y se une a la pena que embarga a familiares y amigos. Q.D.E.P. 🖤 pic.twitter.com/Jowi3Xr9Ya— FacultadMedicinaUNAM (@FacMedicinaUNAM) November 8, 2021
Ante la noticia, la UNAM y otras instituciones presentaron el pésame ante los familiares. Entre las figuras públicas que lamentaron la muerte de esta familia resaltó la de Jaime Martínez Veloz, quien conocía a la hija de Amado Salvador Granados, Valia Granados Goytia, una joven que estudiaba para convertirse en médico cirujano.
El político, arquitecto y activista Jaime Martínez Veloz escribió una conmovedora carta de despedida a la joven, quien fue gran amiga de su hija:
“Valia:

Mariposita del amor y la alegría, te conocí por las pláticas de mi hija, llenas de cariño, hermandad y compañerismo que las unían a ti y a ella.

Crecieron juntas desde los tres años, fueron durante 15 años más que hermanas.

Tú, eras su soporte y ella era el tuyo.

Disfrutaban la cotidianidad, los momentos más sencillos y también los más complejos.

Algo que trascendía lo material, la coincidencia escolar, incluso los mayores sentimientos personales, eran como dos almas compañeras y emocionalmente gemelas.

Desconozco el contenido de sus conversaciones, solo sé que mi hija te tenía un cariño y una confianza fuera de serie.

Sabía de tu esfuerzo como estudiante de medicina y tus deseos de salvar a la humanidad, conocía de la actitud ejemplar de tus padres en el terreno académico y político de la UNAM, y del esfuerzo de tu hermano como estudiante de nuestra máxima de Estudios.

Eran hermanitas tu y mi hijita, que se acompañaban, se contaban sus cuitas, sus sueños, sus anhelos y sus incipientes males de amores.

La vida, esa que tanto amamos pero que, a su vez, nos enfrenta a circunstancias inéditas, inescrutables e injustas en este caso, te puso de frente a una realidad brutal y dramática, un camión que dicen que no traía frenos, con material inflamable los embistió cuando tú y tu familia estaban en espera de pagar la caseta de cuota en la carretera México-Puebla el sábado pasado.

Media hora antes le habías mandado un mensaje a mi hija avisándole que ibas rumbo a Puebla a ver a tu familia que vive allá. Ese fue un mensaje de despedida, ya no te pudimos contactar.

Hicimos lo imposible buscándote, lo hicimos atendiendo todos los protocolos que los humanos han inventado para tratar encontrar a las personas que por alguna razón no pueden localizarse.

Mi hijita, tu hermana llamo a todos los lugares habidos y por haber, yo le pedí a algunos amigos que nos ayudaran a localizarte, hasta que la información que nos llegó por diversas vías nos confirmó que tu y tu familia ya habían pasado a un estado superior.

La tristeza que invadió a tu hermanita fue inmensa, yo no tenía palabras para decir nada, ¿decir qué? Solo la abrace con todo el cariño y el amor que le tengo y que ella te tuvo y te tendrá por siempre, estes donde estés.

Dormimos un rato como pudimos y desde el día siguiente de tu partida, se han estado reuniendo, tus amigos tratando de fortalecerse, recordar cada detalle que vivieron juntos, y tratan de explicarse el porqué de tan dramática tragedia.

Sé que no será fácil superar tu ausencia física, porque eras una jovencita llena de amor, sueños, anhelos, alegría y de una gran solidaridad con tu familia y tus amigos.

Personas como tu pasan a otra dimensión que vigilan desde el cielo el vuelo de mariposa de sus seres queridos y desde donde estas, cuidaras junto a tu Papi, a tu Mami y a tu Hermano de todos aquellos que quieres y sientes amor y algún día estarán junto a ti, todos de nuevo, programando nuevas tareas, nuevos proyectos y aconsejándose mutuamente para lograr superar las crisis momentáneas y crear nuevos motivos y nuevas causas que beneficien a todos los tuyos y los que te acompañan.

La aportación espiritual de lo que hiciste, dejaste y formaste se quedó en nuestras mentes, pero sobre todo en nuestras almas y corazones. Eso no lo podrá borrar nada ni nadie, eso es será parte de nuestra vida cotidiana, porque lo que dejaste marcado entre todos los que te conocimos directa e indirectamente, fue tu profundo amor, tu alegría y tu cariño para con quienes te rodeaban.

Estoy seguro de que, aunque físicamente partiste a otro plano, tu sigues aquí y ahora en las mentes y los corazones de todos nosotros, sobre todo de mi hijita, que la vida la convirtió en tu hermanita del alma.

Te hago llegar mi más profundo agradecimiento por haber sido un ser humano lleno de luz, de amor y de alegría que acompañó a mi hijita durante todo este tiempo que la vida les permitió, convivir, coexistir y fortalecer el cariño mutuo que existió y existe entre ustedes.

Sin dudarlo haré hasta lo imposible para que tu compañía desde el cielo se vea reflejada en una vida mejor para la humanidad, para tus amiguitos y para mi hijita que la vida le permitió que en muchos casos fueras además de su hermanita, su consejera espiritual, su compañera, su fuente de inspiración y su alma gemela.

Queridísima Valia, mariposita de la vida, en nuestras mentes y en nuestros corazones vivirás eternamente.

Desde el fondo de mi alma te mando un abrazo estes donde estes, con todo el cariño del mundo

Jaime”

VIDEO: Jaime Martínez Veloz participa en conmemoración del 25 aniversario de firma de los Acuerdos de San Andrés Larrainzar

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.