Jack Ma al ataque. Cómo es el plan de Alibaba para crear el mayor banco del mundo

The Economist
·11  min de lectura

En el mundo formal y serio de la banca china es raro que los ejecutivos expresen críticas en público. Por esta razón, cuando en 2008 Jack Ma, el fundador del gigante del comercio electrónico Alibaba, lamentó lo difícil que es para las pequeñas empresas conseguir créditos disparó grandes titulares en los medios. "Si los bancos no cambian vamos a cambiar a los bancos", sostuvo en ese momento, aunque no volvió a hacerlo desde entonces. No lo necesitó.

A través del grupo Ant, que nació como un servicio de pagos en Alibaba, el impacto de Ma sobre el sistema financiero chino ha sido profundo. Ant ha ayudado a establecer a China como el líder mundial en transacciones digitales, dando a empresarios y consumidores mucho más acceso al crédito y cambiado el modo en que la gente maneja su dinero. Ahora es un gigante por derecho propio. En el último año contó más de 1000 millones de usuarios activos. El año pasado manejó pagos por 110 billones de yuanes (US$16 billones) en pagos, casi 25 veces más que PayPal, la mayor plataforma de pagos online fuera de China.

Jack Ma, el hombre más rico de China, es miembro del Partido Comunista

Un lanzamiento inicial de acciones (conocido en inglés como IPO, por "initial public offering") en las próximas semanas dará testimonio del crecimiento de Ant. Se espera que obtenga más de US$30.000 millones, eclipsando el debut de Saudi Aramco como la mayor IPO de la historia. Este cambio es un símbolo de la transición del mundo del siglo en el que el recurso más valioso era el petróleo a una era que valora los datos. Con un múltiplo de precio-ganancias hacia el futuro de 40, en concordancia con las grandes compañías de pago globales, Ant podría lograr una capitalización de mercado superior a los US$300.000 millones, más que ningún otro banco en el mundo.

Un insecto de cuatro patas

Más importante que su tamaño es lo que Ant representa. Tiene una importancia global que no logró ninguna otra institución financiera china. Los bancos chinos son inmensos pero ineficientes, con la carga que representa para ellos la propiedad estatal. En contraste los financistas extranjeros miran a Ant con curiosidad, envidia y ansiedad. Algunos halcones en la Casa Blanca se dice que quieren contener a la compañía o trabar su IPO. Ant es la plataforma tecnológico financiera más integrada del mundo: una combinación de Apple Pay para pagos offline, PayPal para pagos online, Venmo para transferencias, MasterCard para tarjetas de crédito, JPMorgan Chase para financiar consumo y iShares para inversiones, con un broker de seguros agregado, todo en una app para celular.

Dada la abundancia de datos de consumidores en China y los resguardos relativamente laxos respecto de su uso, Ant tiene más con que trabajar que sus pares de la fintech en otras latitudes. Más de 3000 variables se han incorporado a sus modelos de riesgo crediticio y sus sistemas automatizados deciden si otorgar créditos en tres minutos, cosa que podría parecer exagerada si no fuera por la capacidad demostrada de Alibaba de manejar 544.000 pedidos por segundo. En síntesis Ant es el más puro ejemplo del mundo del potencial tremendo de las finanzas digitales. Pero al avanzar aún más, también puede ser un alerta temprana de sus limitaciones.

Para entender a la empresa, hay que empezar por una pregunta engañosamente simple: ¿qué es Ant? En la década que lleva como compañía independiente ha cambiado de nombre tres veces: de Alibaba E-Commerce a Ant Small y Micro Financial Services a Grupo Ant. La compañía en un tiempo se declaraba líder en tecnología financiera. Luego Ma invirtió los términos a techfin, para reflejar mejor sus prioridades. Son tantos sus esfuerzos por distinguirse de una firma puramente financiera que ha pedido a algunos brokers que asignen analistas de tecnología para que la cubran.

Pero no hay duda de que centralmente Ant tiene que ver con las finanzas. La manera más clara de entender su modelo de negocios es ver las cuatro secciones en las que divide sus ingresos. La primera es pagos: es cómo comenzó y lo que aún son los cimientos de la compañía. Ant comenzó en 2004 como una solución a un problema. Los compradores y los comerciantes iban en bandada a Alibaba pero no contaban con una opción de pago en la que confiaran. Alipay fue creada como una cuenta de depósitos desde donde se transfería dinero a los vendedores después de que los compradores habían recibido sus productos. Con el lanzamiento de una app de celular, Alipay se trasladó al mundo offline, dando un impulso enorme a su crecimiento en 2011 con la introducción de códigos QR para pagos. El dueño de un negocio sólo necesitaba mostrar la impresión de un código QR para aceptar dinero, lo que fue un gran avance para un país que previamente utilizaba el efectivo.

El imparable avance del Grupo Hormiga, el gigante chino que busca cambiar las finanzas mundiales

Para China como un todo, las transacciones digitales alcanzaron en 2019 los 201 billones de yuanes, comparado con menos de 1 billón en 2010. La participación en el mercado de Alipay se ha visto reducida por la presencia de Tencent, que agregó una función de pagos a WeChat, la app de mensajería dominante en China. Ambas compañías ganan una cifra tan pequeña como el 0,1% por transacción, menos de lo que ganan los bancos por el uso de tarjetas de débito. Dado el inmenso volumen, esto de todos modos significa mucho dinero. Ant generó cerca de 52 billones de yuanes de ingresos de su negocio de pagos el año pasado. Pero el crecimiento se está desacelerando, cayendo de representar el 55% de los ingresos de Ant en 2017 al actual 36%. Pero lo crucial es que los pagos son una puerta de entrada: el modo en que Ant atrae usuarios.

El mayor beneficiario de todos estos datos es la división de créditos de Ant, la segunda parte de la compañía (a la que Ant, que nunca desprecia la jerga, llama CreditTech). Ant comenzó con el crédito para consumo en una fecha tan reciente como 2014, con el lanzamiento de Huabei, básicamente una tarjeta de crédito virtual.

Los usuarios de Alipay pueden recurrir a Huabei para diferir pagos un mes o dividirlos en cuotas. Las tarjetas de crédito nunca despegaron en China, por lo que Huabei fue adoptada inmediatamente. Eso llevó a Jiebei, un recurso de Alipay que permite a los usuarios tomar prestadas sumas más grandes. Y también ofrece créditos que apuntan a empresas muy pequeñas. Las tasas de interés anualizadas oscilan entre el 7% y el 14%, más baja que las alternativas de compañías que ofrecen créditos pequeños.

Como muchos clientes de Ant, Zhu Yifan, dueña de "Que los conejos se vayan a casa", una tienda de descuentos en Dongyan, una ciudad en el este, comenzó con algo pequeño. Hace cuatro años ella y su marido querían abrir un negocio. Como no tenían una propiedad para ofrecer en garantía, no podían obtener un crédito bancario. En cambio obtuvieron dinero de amigos y parientes y tomaron prestados 10.000 yuanes de Ant, lo más que podían obtener entonces. Al repagar ese crédito inicial y lograr que los clientes usaran Alipay -lo que dio a Ant una visión de su flujo de caja- mejoró la calificación crediticia de Zhu. Ahora tiene una línea de crédito de 100.000 yuanes, lo que le permite acumular stock antes de las fiestas en las que se vende mucho.

En apenas media década Ant ha alcanzado una cartera de 1,7 billones de yuanes en créditos al consumo pendientes de pago o aproximadamente el 15% del mercado de crédito para consumo de China.

Desde una perspectiva financiera la mayor innovación de Ant es el modo en que financia el crédito. Inicialmente otorgaba los créditos y luego los empaquetada como activos financieros, que vendía a instituciones financieras. Pero los entes regulatorios temían que se produjese una situación parecida al boom de los hipotecas subprime que precedió a la crisis financiera de 2007-09. Requirieron que los originadores de activos financieros tuvieran capital de respaldo igual que cualquier banco, regla que redujo los márgenes de Ant. Frente a este requerimiento, Ant creó un nuevo modo de operar. Ahora identifica y evalúa tomadores de crédito, pero se los pasa a bancos que son los que dan el crédito. Y cobra "honorarios por servicios tecnológicos". Para los tomadores de crédito es un proceso único. Con unos pocos toques en sus celulares, sus solicitudes de crédito son aprobadas o rechazadas.

Polémico: el dueño de Alibaba exige jornadas laborales de 12 horas seis días por semana

De esta manera, Ant termina teniendo un modelo rico en efectivo y con pocos activos. Un 98% de los créditos son activos en manos de otras firmas. El crédito se ha convertido en el mayor segmento de negocios individual de Ant, aportando el 39% de sus ingresos en la primera mitad de este año.

La fortaleza de la plataforma de Ant es lo que hace posible su tercer y cuarto segmentos de negocios: administración de activos y seguros (InvestmentTech e InsureTech, es la nomenclatura de Ant).

Ant comenzó con la administración de activos en 2013 con el lanzamiento de Yu'ebao o "tesoro sobrante". La idea era que los comerciantes o consumidores que tuvieran efectivo en Alipay podían obtener un pequeño ingreso dejándolo en un fondo del mercado de dinero. Eso atrajo gente interesada en Yu'ebao puramente para depositar efectivo, ya que sus tasas de rendimiento (ahora rondan 1,7%) eran más elevados que los disponibles en cuentas corrientes en bancos. Para 2017 Yu'ebao había dado nacimiento al mayor fondo del mercado de dinero de acuerdo a su tamaño.

Ant amplió su oferta al convertirse en uno de los canales más poderoso de distribución de inversiones de China. Hoy 170 compañías venden más de 6000 productos como fondos de acciones y bonos en Ant. De conjunto está firmas tienen aproximadamente 4,1 yuanes en activos bajo su administración en base a la app.

Tal como sucede con su negocio de crédito, Ant analiza a los clientes potenciales y los dirige a productos. Por ello cobra honorarios por servicios. "Nuestro crecimiento en Ant ha sido más rápido que en cualquier otra plataforma digital", dice Li Li, vice CEO de Invesco Great Wall Fund Management. Los dos fondos de mercado de dinero de su grupo treparon de 665 millones de yuanes en activos bajo su administración a comienzos de 2018, cuando comenzó a venderlos en Ant, a 114.000 millones de yuanes en junio.

La introducción de Ant en los seguros se dio más recientemente. Durante una década ofreció seguros de envíos para compras hechas en Alibaba, permitiendo a los clientes insatisfechos devolver productos sin ningún pago. Pero es sólo en los últimos dos años que ha aplicado su patrón de administración de activos a los seguros. En asociación con grandes compañías de seguros ha presentado seguros de vida, de autos y de salud, también en este caso obteniendo honorarios como plataforma de distribución. La administración de activos y los seguros ahora representan casi un cuarto de sus ingresos.

Ambiciones globales

Las ambiciones globales de Ant también enfrentan problemas que están fuera de su control. Tiene participaciones en alrededor de 10 compañías de fintech diferentes en Asia, tales como Paytm en la India.

Sus partidarios en un tiempo imaginaron un mundo conectado por Ant, con su arquitectura de crédito e inversión pasando por encima de las fronteras. El primer golpe para esa visión se produjo en 2018 cuando Estados Unidos bloqueó la adquisición por Ant de MoneyGram, una firma de transferencia de dinero, lo que hubiera establecido al grupo chino como una potencia en los envíos globales.

Las preocupaciones respecto de Ant en términos de seguridad se han incrementado al volverse más agresiva la política exterior china. No es de sorprenderse que Ant planea dedicar sólo un décimo de lo que obtenga por su lanzamiento inicial de acciones a la expansión en el extranjero.

Jack Ma: el excéntrico chino que inspira a millones

Pese a todas estas limitaciones una de las lecciones de la década de existencia de Ant es que las posibilidades futuras siguen siendo vastas. Li de Invesco está orgullosa del mini sitio de su firma de administración de fondos dentro de la app de Alipay, una de las decenas de miles de secciones individuales que constituyen el ecosistema de Ant. En septiembre Invesco fue anfitriona de un streaming en vivo en el mini sitio para hablar de sus perspectivas en el mercado.

Más de 700,000 personas participaron, lo que es sólo un ejemplo de cómo Ant se ha convertido en el principal portal de entrada al sistema financiero para decenas de millones de personas. Y comparado con los que han atravesado ese portal, son muchos más los que no lo han hecho. Ant pronto sabrá donde viven, cuanto pueden ganar y lo que quieren. Y va por ellos.