Los jóvenes que intentaron huir de Hong Kong en lancha se declaran culpables

Agencia EFE
·4  min de lectura

Hong Kong, 28 dic (EFE).- Diez de los doce jóvenes hongkoneses que fueron detenidos en el mar cuando intentaban escapar de la ciudad en una lancha el pasado verano se declararon culpables en el juicio que se celebró hoy en Shenzhen, en la China continental

El juicio comenzó a las 14.30 horas locales (6.00 GMT) y concluyó cuatro horas más tarde, según informó el tribunal del distrito de Yantian en Shenzhen en su página web.

El ex diputado Chu Hoi-dick, que asesora a las familias de los detenidos, dijo a la televisión hongkonesa RTHK, que lo acordado era que "ninguno debía negar las acusaciones".

DIPLOMÁTICOS NO CONSIGUEN ASISTIR A LA VISTA

El tribunal había anunciado que el juicio, primero que se celebra contra activistas hongkoneses en la China continental bajo su sistema judicial, se celebraría a puerta cerrada, aunque esta mañana oficiales de justicia dijeron que sería abierto pero que todos los asientos habían sido reservados.

Poco antes de que comenzase representantes diplomáticos de países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Portugal y Holanda intentaron asistir a la vista pero no pudieron conseguirlo, según el diario hongkonés Apple Daily.

Los once hombres y una mujer -entre los que se encuentran dos menores de 18 años- están acusados de "cruzar ilegalmente" la frontera y dos de ellos de "organizar a otras personas" para hacerlo, por lo que afrontan penas de hasta siete años de cárcel.

El pasado 23 de agosto fueron detenidos en aguas chinas por los guardacostas de Cantón, cuando supuestamente intentaban escapar de la excolonia británica con destino a la isla de Taiwán en una lancha rápida.

Desde entonces han permanecido privados de libertad en un centro de detención de Shenzhen sin que sus familiares hayan podido visitarles.

Los dos menores serán juzgados en otra vista y están acusados, al igual que los ocho restantes, de cruzar clandestinamente la frontera, por lo que podrían ser condenados a un máximo de un año de prisión.

Los familiares fueron informados de la vista de hoy el pasado Día de Navidad por lo que no han podido asistir a su desarrollo al precisarse una cuarentena de 14 días para viajar desde Hong Kong a la China continental.

La Embajada de EEUU en China instó hoy al Gobierno de Pekín a ponerlos en libertad de inmediato e indicó que su crimen es "haber intentado huir de la tiranía".

"La China comunista no se detendrá ante nada para evitar que su pueblo busque la libertad en otra parte", afirmó la legación diplomática estadounidense.

La detención de los jóvenes hongkoneses ha despertado la atención internacional y la preocupación porque no tuviesen un juicio justo bajo el sistema judicial chino, que tiene una ratio de condena superior al 99 por ciento.

Recientemente las familias de algunos detenidos recibieron letras manuscritas de ellos diciendo que se encontraban bien, aunque los familiares creen que las escribieron bajo coacción.

UN PRECEDENTE PARA JUZGAR EN CHINA CONTINENTAL A ACTIVISTAS

Hong Kong Watch, organización de derechos humanos con sede en el Reino Unido, consideró que el juicio es un "caso clave" para la ciudad al suponer un precedente para que la extradición de activistas prodemocráticos para juzgarles en la China continental se convierta en una práctica común.

En Hong Kong, un reducido grupo de apenas diez activistas protestó este mediodía contra la detención de los doce jóvenes frente a la sede de la Oficina de Enlace del Gobierno chino y también contra la condena a cuatro años de cárcel de la periodista ciudadana Zhang Zhan, que informó del comienzo de la epidemia de coronavirus en Wuhan, en un fallo conocido hoy.

Esta tarde el tribunal de Shenzhen publicó un anuncio en su página web en el que señaló que "se fijará una fecha para notificar la sentencia", aunque no la específico y aseguró que algunos familiares de los acusados asistieron a la vista.

Sin embargo, en una rueda de prensa posterior, el concejal de distrito Lester Shum, que colabora con los familiares, dijo que ningún miembro de las familias tenía noticia de lo sucedido en el juicio.

"No hubiera sido tan difícil para ellos dejar entrar a alguien que se presentase como familiar asistir a la vista. El juicio de hoy fue definitivamente uno secreto", afirmó.

Shum indicó que hasta que se haga publica la sentencia los familiares no podrán visitar a los detenidos y aseguró que bajo la ley china el Tribunal Supremo puede retrasar la revisión de la sentencia y los doce jóvenes pueden permanecer bajo custodia durante un año o más.

Los familiares que participaron en la misma rueda de prensa instaron a las autoridades chinas a publicar lo antes posible la sentencia.

"Cuando escuché las noticias del juicio el 25 de diciembre lo tomé como un regalo de Navidad agridulce. Pensé que mi hijo podría volver a Hong Kong a tiempo para el año nuevo. Solo quiero ver a mi hijo, es una petición normal. ¿Cuándo podré verle?", dijo la madre de Li Tsz-yin, de 29 años.

Shirley Lau

(c) Agencia EFE