Jóvenes desarrollan su liderazgo en organizaciones sin fines de lucro a través de programa Public Allies

Jennifer A. Marcial Ocasio, Orlando Sentinel
·6  min de lectura

Tiffany Muñoz sabía que quería trabajar en una organización que sirviera a la comunidad y mediante la cual pudiese mejorar sus destrezas de liderazgo. Por eso, cuando se enteró sobre Public Allies, la joven de 22 años supo que era un lugar donde quería trabajar.

Public Allies es una organización de justicia social comprometida con cambiar el “rostro y la práctica del liderazgo mediante el reclutamiento y la capacitación de líderes jóvenes talentosos, con pasión por el impacto social, para crear un cambio significativo en nuestra comunidad”.

Muñoz estaba en el proceso de mudarse de California a Florida Central y estaba buscando empleo y “yo había estado envuelta en el área de justicia social por años desde organizar manifestaciones en centros de detención, protestas en general, organizando a lideres de uniones sindicales, ahí es donde mi corazón siempre ha estado”, confesó.

“Estaba solicitando empleos y lo vi en Indeed. Una semana después recibí un email de que había sido rechazada mi solicitud”, recordó. Sin embargo, su experiencia es ejemplo de que a veces las cosas se dan no necesariamente cuando uno quiere que sucedan, sino cuando conviene. “Yo dije, bueno, eso pasa. Pasé la página y solicité como a 30 empleos en un periodo de varios meses. Estaba frustrada y de repente Travis [Hall, director de programas] me llamó y me ofreció una entrevista”.

Muñoz dijo que en ese momento entendió que “Dios tenía un plan para mí y yo no lo había visto aún. Desde ese momento todo fluyó, tuve la entrevista, y me dieron mi asignación y parecía demasiado bueno para ser verdad”. La joven mexicoamericana dijo que el síndrome del impostor era algo con lo que tuvo que batallar, pero ya lleva varios meses trabajando para Central Florida Urban League donde logra poner en práctica todo lo que soñó.

Ahí apoya la lucha para acabar con la pobreza generacional empoderando a floridanos a alcanzar igualdad social y económica a través de la educación el empleo y emprendimiento.

Entre sus labores está el colaborar con la creación de una escuela en la que el enfoque son estudiantes afroamericanos e hispanos especialmente de hogares de crianza (foster) y comunidades de riesgo. Se trata de grupos pequeños en los que el crecimiento y enseñanza se da de manera circular entre el estudiante y el maestro. “Saber que estoy formando parte de la creación de este sistema educativo para estos jóvenes me motiva todos los días”, dijo Muñoz.

Muñoz es una de 18 jóvenes que conforman la clase 2020-2021 de Public Allies. Además de trabajar a tiempo completo para las organizaciones sin fines de lucro a las que fueron asignados, estos se reúnen cada dos semanas — de manera virtual por la pandemia— para un día de entrenamiento y discusión de temas que van desde liderazgo, igualdad y equidad, derechos humanos y responsabilidad social entre otros.

La entidad asegura que al unirte a Public Allies, formas parte de una red nacional de líderes emergentes “dedicados a crear un futuro por y para todos. Aprenderás, crecerás y liderarás en entornos diversos y desafiantes para abordar problemas reales en su comunidad. Mientras lo haces, serás apoyado por el personal de Public Allies y guiado por nuestros seis valores fundamentales de Diversidad / Inclusión, Colaboración, Aprendizaje Continuo, Integridad, Construir sobre Activos e Innovación”, explicaron.

“Buscamos líderes con diferentes habilidades para unirse a nuestro programa Ally. Creemos que todos pueden liderar, y es por eso por lo que buscamos cualidades y características comunes en nuestros solicitantes del programa Ally”, explicó Travis Hall, director del programa.

Si estás interesado en participar, debes completar la solicitud en línea, pasar el proceso de entrevista que puede incluir más de una ya sea individual o grupal en la cual conocerás al personal de las organizaciones, sus objetivos y cómo interactúan.

“En situaciones como el caso de Tiffany, dijo Hall, cuando se vio la posibilidad de tener una organización que se alineaba con sus características y potencial de liderazgo, la llamamos. Por eso siempre le decimos a la gente que no se desanimen. Siempre hay oportunidad de solicitar nuevamente o que te contactemos”, sentenció.

Hall destacó que los aliados se desempeñan en puestos de aprendizaje a tiempo completo en organizaciones sin fines de lucro locales, donde crean, mejoran y amplían servicios que abordan problemas que incluyen el desarrollo de la juventud, la educación, la salud pública, el desarrollo económico y el medio ambiente. Además, los aliados participan en un riguroso programa de desarrollo de liderazgo; participar en actividades de construcción comunitaria; contribuir a proyectos de servicio en equipo; y recibir entrenamiento individual para apoyar su desarrollo profesional durante su aprendizaje.

Para el colombiano Santiago Sarria, el trabajar como aliado en Community Hope Center, Inc. le ha dado la oportunidad de ampliar de poder “servir a otros. He trabajado en la industria de servicio (hospitality) y asistencia al cliente, pero entendía que tenía un vacío cuando se trata de servir a otros, ayudarlos a progresar”.

Sarria, quien se mudó de Colombia a Florida cuanto tenía 5 años, dice que todavía se impresiona al recordar cómo fue uno de los escogidos entere sobre 400 solicitantes.

“Yo de hecho hice cinco entrevistas [con diferentes organizaciones] antes de llegar a la ideal”, dijo sonriendo. “Eso fue un periodo difícil para mí porque tuve que pasar el proceso de a lo mejor entender que no iba a estar trabajando con una organización sin fines de lucro, al menos por el momento”. Fue precisamente en esa última entrevista que logró ese match o conexión con Hope Partnership” donde trabajan para acabar con la pobreza y la falta de vivienda en Florida Central.

El colombiano dice que el programa ha superado sus expectativas. “Es mucho más. Yo esperaba que finalmente iba a un espacio donde creía que iba a hacer una diferencia. Lo que no esperaba era cuanto iba a aprender y cuan increíble mi grupo de compañeros iba a ser”, dijo emocionado.

El tener un espacio para poder compartir experiencias como las que realizan cada dos semanas les provee un espacio para “discutir temas emocionales y personales que tenemos que aprender a trabajar si vamos a hacer una diferencia en la sociedad. El cuidado personal es bien importante. Eso para mi es importante para poder sobresalir en mi organización. Y todo es una bendición. Lo triste es que es solo 10 meses, pero hacemos una diferencia sustentable con la organización”, dijo.

Según las estadísticas de Public Allies, el 95% de los aliados de Florida Central sienten que eran parte de una comunidad en la que se apoyaban mutuamente. Asimismo, el 100% de los aliados dijo sentir que el programa los preparó para su educación futura y sus metas profesionales.

Si quieren conocer más de este programa pueden visitar: https://publicallies.org/centralflorida/become-an-ally/