Será una batalla entre "ricos y pobres" en Perú, dice candidato izquierdista Castillo

Marco Aquino
·4  min de lectura
Imagen de archivo del candidato presidencial Pedro Castillo, de Perú Libre, durante un debate televisivo en Lima, Perú.

Por Marco Aquino

LIMA, 13 abr (Reuters) - El candidato de izquierda Pedro Castillo, el inesperado finalista en las elecciones de Perú, dijo el martes que el balotaje para definir la presidencia con la derechista Keiko Fujimori será "una competencia entre los ricos y los pobres".

Con el 96,3% de votos procesados, Castillo obtuvo el 19,1% de los sufragios en las elecciones del domingo y la hija del encarcelado exmandatario Alberto Fujimori logró un 13,4%, según la oficina electoral ONPE. Ambos candidatos se medirán en un balotaje el 6 de junio.

Castillo, un profesor de primaria y dirigente sindical, se mantenía desde el día de los comicios en la región andina de Cajamarca, donde reside, en reuniones con partidarios diseñando su estrategia para enfrentar la segunda ronda electoral.

"Esta es una competencia entre los ricos y los pobres, entre la opulencia y el mendigo Lázaro, y veo también una la lucha entre el patrón y el peón, entre el amo y el esclavo", dijo el candidato de 51 años a periodistas en la región del norte de Perú, en declaraciones transmitidas por la televisión local.

El ascenso de Castillo en estas elecciones, que ninguno de sus rivales vaticinó, es una muestra de la decepción de los votantes peruanos tras recurrentes crisis de gobernabilidad, casos de corrupción contra sus últimos seis jefes de Estado y el colapso de la economía por el brote del coronavirus.

Castillo plantea convocar a un referéndum nacional en busca de redactar una nueva Constitución, para debilitar a la elite empresarial y dar al Estado un rol más dominante en la economía.

"Queremos instalar la asamblea nacional constituyente y ésta tiene que estar convocada por los pueblos organizados y allí creo que habrán terminado los conflictos sociales en el país", afirmó desde Cajamarca al canal de televisión local ATV.

El postulante señaló que mientras alista su campaña para el balotaje, en los próximos días enviará "un oficio a todos los candidatos que hemos estado en ésta travesía para sentarnos a conversar, mas allá que si es de izquierda o de derecha".

Verónika Mendoza, la postulante del partido de izquierda Juntos por el Perú que quedó relegada en estas elecciones, dejó entrever que apoyaría a Castillo, pero le pidió "garantías para que no vaya agachar la cabeza" frente a los empresarios.

"De Castillo podemos tener dudas, pero de Fujimori tenemos certeza, con ella el país se iría al descalabro y nosotros no lo vamos a permitir", dijo a la radioemisora local Exitosa.

APRENDIENDO LA LECCIÓN

La candidata Fujimori, que intenta por tercera vez la presidencia de Perú en una segunda ronda electoral, no se ha manifestado sobre este nuevo escenario y espera, según sus asesores, el anuncio oficial de los resultados del domingo.

Fujimori ha propuesto durante la campaña mantener el modelo económico de libre mercado en marcha desde hace tres décadas, periodo en que el país minero creció a una de las tasas más altas de América Latina, pero que el año pasado se contrajo un 11,2% debido al brote de la pandemia del coronavirus.

"En esta segunda vuelta vamos a continuar lo que planteamos en la primera ronda, una gran convocatoria nacional", dijo Luis Galarreta, candidato a la vicepresidencia en la fórmula de Fujimori. "Hay un grupo de peruanos que se siente defraudado del sistema, alejado que la economía social del mercado, que no le ha llegado el crecimiento", dijo a la radioemisora local RPP.

Galarreta comentó que el partido de Fujimori, muy criticado por el duro enfrentamiento que mantuvo con el gobierno anterior y que llevó a una crisis con la disolución del Congreso y la destitución de un presidente, ha aprendido la lección.

"Nuestros errores no se pueden volver a cometer", señaló.

Entre todos los candidatos, Fujimori tiene el mayor rechazo o "antivoto", según las encuestas antes de la primera ronda electoral. La candidata de 45 años encara una investigación por presunto lavado de dinero, cargos que ella niega.

Fujimori, que podría ser la primera mujer presidente de Perú, hizo su campaña recordando la gestión de su padre, una figura que aún divide a Perú y a quien ha prometido indultar.

Muchos recuerdan al exmandatario como un líder que salvó al país del terrorismo y el colapso económico, pero sus detractores dicen que fue un déspota que disolvió el Congreso, juzgó a sus enemigos ante tribunales encapuchados y violó los derechos humanos para mantenerse en el poder una década.

El exmandatario Fujimori, de 82 años, cumple una condena de 25 años de prisión por ser autor mediato del asesinato de 25 personas a inicios de la década de 1990 en medio de una guerra entre el Estado y el grupo insurgente Sendero Luminoso.

(Reporte de Marco Aquino. Editado por Gabriela Donoso)