La izquierda presiona al Gobierno por las vacunas que el laboratorio de Hugo Sigman aún no entregó

·3  min de lectura
Movilizacion del frente de Izquierda y Partido Obrero en el ministerio de Economía en contra de un posible acuerdo con el FMI
Manuel Cortina

El Frente de Izquierda y otras organizaciones sociales aliadas activarán esta tarde una protesta en las narices del Ministerio de Salud para exigir al presidente Alberto Fernández que declare de “utilidad pública” al laboratorio mAbxience, propiedad de Hugo Sigman, donde se produce el principio activo de una vacuna AstraZeneca contra el coronavirus. Además, los manifestantes reclamarán por el incumplimiento del laboratorio en la entrega de las 22 millones de dosis que el Gobierno compró y pagó parcialmente de manera anticipada.

“Estamos frente a una descomunal estafa criminal y el Gobierno no mueve un dedo cuando ya se pagó el 60% de 22 millones de vacunas y a la Argentina no llegó ninguna. Lo más increíble es que esas vacunas se producen a 30 kilómetros de la Casa Rosada, y sabemos que se pueden envasar en la Argentina”, dijo el diputado nacional Nicolás Del Caño (Frente de Izquierda).

Del Caño dijo que pidió una audiencia con la ministra de Salud, Carla Vizzotti, pero que no tuvo respuestas. ”Por eso estamos exigiendo que se apruebe nuestro proyecto para declarar de utilidad pública a ese laboratorio y que se pongan todos los recursos del Estado y privados al servicio de tener esas vacunas disponibles para Argentina y los países vecinos que lo necesiten”, planteó el legislador.

La izquierda no es el único sector de la oposición que reclama una penalidad contra el laboratorio. También lo planteó, aunque de manera personal y no partidaria, el diputado nacional de la UCR José Cano. “Tiene que haber una penalidad, porque es un problema del laboratorio, no nuestro”, señaló el legislador tucumano y especialista en temas de salud.

La réplica de Sigman

Sigman, encargado a través de Mabxience de la formulación del principio activo de la vacuna de AstraZeneca en la Argentina -que luego se envía a México, para su proceso final- explicó esta semana por qué se retrasó la producción de dicha partida y su posterior arribo al país.

En un extenso hilo de tuits -en los que también desmintió algunas versiones relacionadas al acuerdo fallido entre la Argentina y la farmacéutica Pfizer- Sigman sostuvo que hay una serie de equipos e insumos específicos que “por la alta demanda global, hoy resultan imposibles de conseguir rápidamente”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En cuanto a ello, agregó: “Este es, de hecho, el problema que enfrentó en México el laboratorio Liomont, que formula, fracciona y envasa el principio activo que Mabxience produce en la Argentina y que determinó una demora en el inicio de la producción”. También, sostuvo que lleva tiempo capacitar al personal científico y técnico para este tipo de desarrollos.

“Al día de hoy, Mabxience ha cumplido y fabricado el principio activo al que nos habíamos comprometido, tanto en tiempo como en cantidad”, sostuvo Sigman sobre la parte del proceso que tiene lugar en su empresa y dijo que, una vez envasado en México, y ahora de manera provisoria también en Estados Unidos, este principio activo volverá “en forma de vacuna exclusivamente a los países de América Latina”.

No obstante, el empresario aclaró que Mabxience “no es la propietaria de la vacuna, ni la encargada de venderla, de cobrarla, ni de firmar los contratos con los gobiernos o establecer las fechas de entrega” y explicó que como Mabxience no es dueña del principio activo, “no puede disponer del mismo como si le perteneciera”. Por lo tanto, la firma no está autorizada a formularlo, envasarlo y distribuirlo directamente en la Argentina.