La izquierda francesa acuerda en principio un inusual pacto de coalición para enfrentarse a Macron

·3  min de lectura
Imagen de archivo del legislador izquierdista francés Adrien Quatennens, del partido La France Insoumise (LFI), hablando durante una sesión de preguntas al Gobierno en la Asamblea Nacional Francesa en París

Por Michel Rose y Elizabeth Pineau

PARÍS (Reuters) - El Partido Socialista de Francia (PS) y la formación de izquierda dura La Francia Insumisa (LFI) acordaron en principio presentarse juntos a las elecciones parlamentarias de junio y tratar de privar de la mayoría al recién reelegido presidente Emmanuel Macron.

Si se confirma el pacto de coalición, que los Verdes y los Comunistas aprobaron a principios de esta semana, será la primera vez que la izquierda francesa se une en 20 años, pero esta vez bajo el timón de la euroescéptica LFI.

"Podemos y vamos a vencer a Emmanuel Macron y podemos hacerlo con una mayoría para gobernar con un programa radical", dijo el legislador de LFI Adrien Quatennens a la radio Franceinfo.

El acuerdo tomó forma bajo el liderazgo del incendiario jefe de LFI, Jean-Luc Mélenchon, que se separó del PS en 2008 tras no conseguir diluir su postura favorable a la Unión Europea. Su plan es "desobedecer" las normas del bloque en materia presupuestaria y de competencia y desafiar sus principios de libre mercado.

El acuerdo, que aún debe ser aprobado por el comité nacional de los socialistas, dice que tanto el PS -tradicionalmente muy proeuropeo- como el euroescéptico LFI están de acuerdo en "desobedecer" o "apartarse" de las normas de la UE en una serie de políticas.

Ambos partidos, según un comunicado conjunto, se comprometen a presionar a la UE para que se centre más en los derechos sociales y la protección del medio ambiente.

Macron, cuya ceremonia de investidura para su segundo mandato se celebrará el sábado, aún no ha anunciado un cambio de primer ministro ampliamente esperado. Algunos de los candidatos proeuropeos de su formación para las elecciones de junio deberían conocerse esta misma semana.

Las políticas de la nueva alianza izquierdista incluyen planes para reducir la edad de jubilación a 60 años, aumentar el salario mínimo y limitar el precio de los productos esenciales.

Si se confirma, el éxito de Mélenchon al llegar a un acuerdo con los socialistas -durante mucho tiempo la fuerza dominante en la izquierda- marcaría un punto de inflexión para un partido que ha dado a Francia dos presidentes desde la Segunda Guerra Mundial y ha sido una fuerza impulsora de la integración europea.

No obstante, los socialistas tuvieron poco influjo en las conversaciones. Su candidata presidencial, la alcaldesa de París Anne Hidalgo, obtuvo un escaso 1,75% de los votos en los comicios del mes pasado, mientras que Mélenchon quedó en tercer lugar, con un 22%.

Veteranos del PS como el exlíder del partido Jean-Christophe Cambadélis pidieron a sus compañeros que bloqueen el acuerdo, que podría marcar el fin del europeísmo en la izquierda. "Será complicado que se apruebe en el comité nacional", dijo a Reuters Corinne Narassiguin, exlegisladora del PS.

Un reciente sondeo de Harris Interactive mostró un empate de una izquierda unida y una alianza entre el partido centrista de Macron y los conservadores, cada uno con el 33% de los votos legislativos. Sin embargo, en el sistema electoral francés de dos vueltas, las proyecciones muestran que esto aún podría dar una mayoría de escaños a Macron.

(Reporte adicional de Tassilo Hummel y Geert de Clercq; escrito por Michel Rose e Ingrid Melander; editado en español por Carlos Serrano)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.