La izquierda, ante el desafío de fortalecer su representación en el Congreso

·4  min de lectura
Nicolás Del Caño, precandidato a diputado nacional por Buenos Aires, en el cierre de campaña del FIT-U.
Prensa PTS

Las distintas corrientes de la izquierda llegan a las PASO con las mismas expectativas, pero paradas sobre distintas coordenadas. Con una oferta fragmentada, son cuatro los espacios que buscan superar el umbral que impone la ley electoral y así competir en las próximas legislativas. Desde el Frente de Izquierda-Unidad (FIT-U) –que este año pone en juego sus únicas dos bancas– hasta el Nuevo MAS , pasando por Política Obrera y Autodeterminación y Libertad (AyL) , todas las fuerzas apuestan a jugar en las generales de noviembre para, en caso de ser elegidas, denunciar desde el Congreso un eventual acuerdo con el FMI.

El FIT-U es la única fuerza que dimirá sus candidaturas este domingo. Se presenta en 23 de los 24 distritos, y en 19 de ellos lo hará con dos listas. En el cuarto oscuro, además de la boleta que conforman sus tres partidos fundadores (Partido de los Trabajadores Socialistas, Partido Obrero e Izquierda Socialista), estará la del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), la última fuerza en sumarse al frente y cuya principal prédica es que “hace falta una izquierda amplia” y “sacarse de encima el sectarismo y el dogmatismo”.

Alejandro Bodart en el cierre de campaña del FIT-Unidad
Prensa FIT


Alejandro Bodart en el cierre de campaña del FIT-Unidad (Prensa FIT/)

“Creo que el FIT-U va a ser la fuerza que emergerá como alternativa, y espero que nuestra posición empiece a tener un poco de peso”, señaló a LA NACION el dirigente del MST y precandidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires, Alejandro Bodart. Desde el MST notan “una apatía grande de la gente” y ven la posibilidad de un “voto bronca” que se refleje en “un poco más de abstencionismo y algo más de voto en blanco”. Sin embargo, son optimistas respecto de que ese descontento pueda ser capitalizado electoralmente por la izquierda, en lugar de “una derecha cada vez más reaccionaria y regresiva”.

En unas elecciones atípicas, los liberales buscan consolidarse como la tercera fuerza

El FIT-U centró su campaña en la propuesta de una reducción de la jornada laboral a 6 horas. Es una medida que, según sus referentes, podría ayudar a reducir la desempleo, ya que permitiría un reparto equitativo entre trabajadores ocupados y desocupados. “El planteo que nosotros hacemos está en las antípodas del debate que tienen el Frente de Todos y Juntos, que se reduce a cuál es el porcentaje de pobreza que quieren gestionar”, denunció Del Caño a LA NACION, quien, al igual que Bodart, va primero en la lista de diputados nacionales bonaerenses, mientras que en la Ciudad encabezan Myriam Bregman (PTS) y Cele Fierro (MST), con Gabriel Solano (PO) al frente de la lista de legisladores.

Manuela Castañeira y Federico Winokur, precandidatos del Nuevo MAS
Prensa Nuevo MAS


Manuela Castañeira y Federico Winokur, precandidatos del Nuevo MAS (Prensa Nuevo MAS/)

Por su parte, con el lema “renovar a la izquierda”, el Nuevo MAS de Manuela Castañeira competirá en 13 provincias y en más de 50 municipios bonaerenses. La socióloga de 36 años, quien competirá como primera precandidata a diputada nacional por la Provincia, enarbola una propuesta concreta en caso de llegar al recinto de la Cámara baja: un salario mínimo vital y móvil de 100 mil pesos. “Hay que hacer una reforma impositiva progresiva, que saque los recursos de aquellos sectores que están llenándose los bolsillos, como son el financiero o el agro”, precisó la dirigente juvenil, una de las pocas mujeres en ser cabeza de lista en estas primarias bonaerenses. Sus precandidatos por la Ciudad serán el docente Federico Winokur y Emilse Icandri, representante de los trabajadores de aplicaciones de reparto.

En tanto, el histórico dirigente Jorge Altamira sale nuevamente al ruedo, esta vez con sello propio y encabezando la lista de diputados nacionales bonaerenses. Su nuevo espacio, Política Obrera, lleva el nombre originario del Partido Obrero, la organización que Altamira lideró durante décadas y de la que denuncia haber sido expulsado en 2019 junto a otros cientos de militantes. En la Ciudad, la boleta la encabeza el legislador porteño Marcelo Ramal. Política Obrera se presenta además en otros cuatro distritos: Tucumán, Santa Fe, Salta y Santiago del Estero.

Cristina Kirchner afronta una prueba de fuego para la mayoría oficialista en el Senado

Otro que volverá a competir como precandidato a diputado nacional por la Ciudad es Luis Zamora. Su fuerza política, Autodeterminación y Libertad (AyL), lleva como precandidata a legisladora porteña a Marta Martínez, quien busca renovar su banca en la Legislatura. A casi 20 años del estallido social de 2001, el referente de la izquierda lee el creciente descontento social hacia la dirigencia más con entusiasmo que con preocupación: ve en él un potencial terreno fértil para la emergencia de un nuevo “que se vayan todos”. Con una alta imagen positiva y un núcleo duro de votantes consolidado, Zamora sabe hacerse notar en cada elección legislativa. Sin ir más lejos, desde el FIT-U lo sindican como el principal responsable de que la izquierda no haya logrado alcanzar hasta ahora una banca porteña en el Congreso.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.