La izquierda chilena llega fragmentada al plebiscito constitucional

Víctor García
·5  min de lectura

SANTIAGO.- Si los resultados del plebiscito de este domingo confirman la ventaja en los sondeos que tiene el Sí a la reforma, Chile iniciará el camino para elaborar una nueva Constitución.

Lo que podría convertirse en un motivo de celebración para el sector opositor a Sebastián Piñera , también será una vidriera para apreciar cómo se comportará un bloque fracturado hace años y en el que conviven múltiples tendencias políticas.

La Argentina se abstuvo en la OEA ante una declaración que exige elecciones libres en Venezuela

El último tropiezo ocurrió apenas hace veinte días, luego que los partidos opositores no consiguieran un acuerdo para realizar primarias legales conjuntas y sellar un pacto único, de cara a las elecciones municipales y de gobernadores regionales que se realizarán en abril del 2021.

Tras ese impasse, la grieta se extendió aún más antes del plebiscito y dejó en evidencia los actuales contrastes de un sector que se diversificó a partir de la histórica Concertación de los presidentes Patricio Aylwin, Eduardo Frei y Ricardo Lagos, y que hoy ofrece visiones disímiles.

Coronavirus en la Argentina: cómo es el plan de vacunación masiva que el Gobierno prevé a partir de fin de año

Así, y desde los resabios de la coalición llamada Nueva Mayoría que nació bajo el alero de Michelle Bachelet , surgió Convergencia Progresista que ya estableció lazos con la propia Democracia Cristina y se plantó como una suerte de antagonista del Frente Amplio, un bloque que agrupa a una izquierda más dura y es compuesta por diversos movimientos sociales y partidos más jóvenes.

Por otra parte, el Partido Comunista no se sumó al acuerdo constituyente, pero tuvo acercamientos con ambas facciones. Además, cuenta en sus filas al alcalde Daniel Jadue, uno de sus políticos con mayor proyección para transformarse en candidato presidencial del sector, pese a la reticencia de los miembros de la centroizquierda, que también han planteado discrepancias en torno a la opinión sobre el régimen venezolano de Nicolás Maduro .

"En Chile ya no se habla sólo de una oposición, sino que de distintas oposiciones y cada una de ellas ofrecen diferencias programáticas importantes entre sí. Y aquello responde a la forma en la que se originó y se mantuvo el sistema de partidos políticos en Chile desde la transición democrática. Si miras las directivas de los conglomerados que emergieron tras la dictadura, ofrecen una escasa renovación interna y un estancamiento en el padrón de sus militantes", dijo a LA NACIÓN Mario Herrera, cientista político de la Universidad de Talca, quien también abordó a las dificultades del Frente Amplio.

"Como tiene una excesiva fragmentación es difícil generar acuerdos y un pacto dentro de la misma coalición, o hacia la izquierda en general. El problema es que esa división favorecería particularmente a la derecha en la elección de representantes para redactar la Constitución, en caso que gane el apruebo", añadió el académico.

En la antesala del referéndum de este domingo, los diversos referentes del sector terminaron levantando sus propios comandos y realizaron campañas intentando diferenciarse con evidentes matices, aunque agrupados bajo una misma premisa: la opción apruebo y la de la Convención Constitucional como mecanismo para redactar la nueva Ley Fundamental y que está compuesta por el 100% de sus representantes electos.

¿Otro punto en común? El llamado a la participación electoral, que se proyecta en torno al 60% pese a las restricciones por la pandemia del coronavirus.

"El principal desafío para la izquierda es inmediato: no basta con el triunfo del sí. Si el domingo gana el "Apruebo" y la opción de Convención Constitucional, recién se iniciará el camino, en el que debemos ser capaces de proyectar ese triunfo, primero en la conformación de la Asamblea, para así lograr las mayorías necesarias para concretar los cambios profundos que se vienen exigiendo en las calles hace mucho en Chile. Eso no se consigue con mejores pactos electorales, si no con unidad de quienes estamos por los cambios", dijo a LA NACIÓN la diputada Camila Rojas del partido Comunes del Frente Amplio.

En los relatos expuestos durante la campaña, también quedó en evidencia el choque generacional que alberga la izquierda chilena. Mientras el Frente Amplio concentra su base de apoyo en militantes entre los 18-40 años, y en los expartidos de la Concertación, sus miembros van de los 45 años en adelante. Aquellos desencuentros, de hecho, se trasladaron hacia la agenda legislativa y en el por qué el gobierno de Piñera -minoría en el Congreso- pudo convencer a alguno de los miembros de la izquierda para lograr aprobar proyectos de ley antes de iniciar el proceso del referéndum.

"Este domingo la oposición se juega la posibilidad de iniciar un camino hacia la superación de todos los resabios de la dictadura militar que hasta estos días mantiene sus ataduras, y que se expresan en un modelo neoliberal de abusos y desigualdades que generaron el estallido social del año pasado", aseguró el diputado Marcelo Díaz, ex embajador de Chile en la Argentina y miembro del Frente Amplio.

"Por eso será clave para lograr los dos tercios de actores progresistas necesarios para impulsar los cambios estructurales que demanda la ciudadanía. Este domingo, el nivel de participación y los porcentajes de cada opción serán una muestra de cómo debemos avanzar en lo que viene. En caso de una baja participación, una lista unitaria de convencionales debiese ser el camino para asegurar el proceso y evitar que la derecha consiga el poder de veto que anhelan", añadió Díaz.

Para el profesor Mario Herrera, igualmente, pase lo que pase el domingo no responderá a un esfuerzo unitario de los políticos.

"Ellos lo que lograron fue ponerse de acuerdo, pero el triunfo en ese sentido es de los movimientos sociales. Por eso la actual izquierda chilena no tiene un líder visible y transversal que pueda encarnar la victoria para la foto de las celebraciones de este domingo. Un político que aglutine y que le pueda disputar el favoritismo a la derecha en las próximas elecciones presidenciales", concluyó.