Italia volverá a impedir el desembarco de inmigrantes a ONG, anunció Salvini

Roma, 27 oct (EFE).- Italia impedirá el desembarco en sus puertos de inmigrantes salvados en el Mediterráneo por barcos de ONG extranjeras, anunció hoy el vicepresidente del Gobierno Matteo Salvini, autor de esta doctrina de control fronterizo cuando fue ministro del Interior (2018-2019).

"Mensaje para los traficantes de seres humanos y sus cómplices: como dijimos en el programa electoral de la derecha, Italia no tolerará más el negocio de la inmigración clandestina y de los desembarcos descontrolados", tuiteó el también ministro de Infraestructuras, con competencias portuarias.

Y agregó: "Que las organizaciones extranjeras se las arreglen".

Actualmente hay dos embarcaciones humanitarias con cientos de inmigrantes rescatados en aguas internacionales frente a Libia: la "Ocean Viking" de la ONG SOS Méditerranée con 234 a bordo y la "Humanity One" de la organización SOS Humanity con 180.

La primera tiene bandera noruega, mientras que la segunda, alemana: "Que las ONG pongan rumbo a sus países, no a Italia", terminó Salvini.

Italia actualmente es gobernada por la ultraderechista Giorgia Meloni, al frente de una coalición ganadora de las elecciones del 25 de septiembre en la que se integran también Salvini y a la conservadora Forza Italia de Silvio Berlusconi.

El nuevo ministro de Interior, Matteo Piantedosi, antiguo jefe de gabinete de Salvini, ha reconocido que está valorando volver a cerrar los puertos a las organizaciones humanitarias.

Este jueves Piantedosi ha presidido una reunión del Comité para el Orden y la Seguridad Pública durante dos horas y media, aunque por el momento no han trascendido eventuales decisiones.

El político ultraderechista impulsó una férrea política de puertos cerrados a las naves humanitarias que salvan inmigrantes en el mar en su época al frente de Interior, entre junio de 2018 y septiembre de 2019, gracias a su alianza con el Movimiento Cinco Estrellas.

En diciembre de 2018 Salvini logró la aprobación de un decreto que impedía la entrada en los puertos de las naves de las ONG sin permiso y establecía multas para quienes incumplieran esa disposición, posteriormente abolida por la izquierda.

De ese modo, impidió el desembarco de varios barcos durante días, incluso de militares italianos, lo que le valió dos juicios acusado de secuestro de personas.

Uno, instruido en el Tribunal de Catania, fue archivado, pero otro sigue en curso en Palermo, debido al bloqueo durante 19 días del desembarco de 147 inmigrantes en agosto de 2019 de la nave de la ONG española Open Arms.

(c) Agencia EFE