Italia ofrece apoyo para monitorear e industrializar sargazo

CANCÚN, QR., diciembre 4 (EL UNIVERSAL).- El Gobierno de Italia ha ofrecido apoyo al gobierno de Quintana Roo para encontrar soluciones a los problemas generados por el recale masivo de sargazo en las costas del Caribe Mexicano, ante las afectaciones a sus connacionales, entre los que se encuentran propietarios de bares, restaurantes y hoteles y la comunidad residente.

El consulado italiano organizó un coloquio que se realizó este miércoles en la Universidad del Caribe, en Cancún, que contó con la exposición de científicos y empresas dedicadas a la industrialización de la macroalga pelágica, que desde 2015 arriba en volúmenes inéditos a las costas del Caribe Mexicano.

El cónsul honorario de Italia para Cancún e Isla Mujeres, en Quintana Roo y para Yucatán, Filippo Strano, indicó que la inquietud de cooperar con las autoridades quintanarroenses para resolver el problema inició hace un año, ante la preocupación generada por el fenómeno.

A la organización del seminario para presentar propuestas de solución industrial y de corte científico, le seguirá una reunión privada con autoridades de la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente del estado, para conocer si están interesados en coordinarse para hacer frente al problema.

En entrevista, Strano informó que la comunidad italiana asentada en la entidad, conformada por entre 15 y 16 mil italianos, está dispersa en destinos turísticos locales, pero concentrada en su mayoría en Cancún, municipio de Benito Juárez; Playa del Carmen, municipio de Solidaridad; y Tulum.

El 90% de los 200 mil turistas italianos que arriban a México, anualmente, llegan a los centros vacacionales del Caribe Mexicano.

"Nosotros que vivimos aquí sabemos que es un tema difícil, pero creo que cualquier tipo de colaboración puede ayudar a mitigar. Evidentemente la solución ideal sería descubrir cómo evitar que se reproduzca de esta forma tan exponencial el sargazo.

"Por otro lado un punto importante que hay que explorar es un aprovechamiento industrial", dijo, en referencia a las empresas que expusieron su método de industrialización a través de la carbonización del sargazo, la generación de biomasa y la producción de gas a través de ésta.

Entre las propuestas se incluye una de corte científico para la producción de datos satelitales, que permitan generar una alerta temprana para pronosticar a dónde llegará el sargazo.

El diplomático consideró que una fórmula de financiamiento para este tipo de proyectos sería un esquema de inversión público-privado.

Emilia Giogetti, agregada científica de la Embajada de Italia en México, indicó que la preocupación por las afectaciones al turismo y a la población italiana residente aquí, les llevó - en algún momento- a considerar emitir una alerta de viaje, previniendo sobre la presencia masiva de sargazo en las playas.

"Para los italianos, México es la Península de Yucatán. Muchísimas parejas jóvenes, por ejemplo, viajan a México de Luna de Miel y es el viaje de su vida (...) Y es terrible para ellos que llegan aquí pensando en un mar de turquesa y se encuentran con el sargazo.

"Hubo también la idea, pero no lo hicimos, de poner una Alerta en la página de la embajada. 'Cuidado, porque hay este tema del sargazo' y no lo hicimos porque no queremos afectar la economía de México, pero es un tema muy sensible", expresó.

La alerta fue sustituida por esquemas de colaboración y apoyo, a fin de no perjudicar al turismo en la región, siendo el primer paso, el seminario realizado hoy y el acercamiento con autoridades, empresas italianas y estrategias científicas desarrolladas por investigadores de la propia Península de Yucatán.

"La idea fue organizar este seminario para proponer al gobierno del estado, de Cancún y también a académicos, colaboraciones y formas de enfrentar este fenómeno y ver si se puede monitorear y aprovechar esta gran biomasa que llega a la costa.

"Invitamos a dos académicos, de la UNAM y de una empresa en la ciudad de México con el cual hemos estado colaborando desde hace varios años. Cambien invitamos a otro investigador radicado en Mérida, Yucatán y como empresas invitamos a tres, pero una se ausentó porque la persona representante no llegó por cuestiones de salud", detalló.