Italia mantendrá el endurecimiento de las medidas contra la covid todo abril

Agencia EFE
·3  min de lectura

Roma, 31 mar (EFE).- El Gobierno italiano del primer ministro, Mario Draghi, mantendrá durante todo el mes de abril las medidas de endurecimiento que aplica ahora para intentar controlar la curva de transmisiones, después de que este miércoles se comunicaran 24.000 nuevos casos.

El Consejo de Ministros ha aprobado este miércoles un nuevo decreto con el que mantiene hasta el 30 de abril a todo el país en zona "roja" (la de mayores restricciones) o "naranja" (nivel intermedio) y en las que entre otras cosas se prohíben los desplazamientos entre regiones y los bares y restaurantes solo pueden ofrecer comida para llevar a domicilio.

No obstante, el Ejecutivo deja abierta la puerta a revisar estas restricciones y aligerarlas si la curva de contagios se controla y las infecciones bajan.

Actualmente, diez regiones italianas se encuentran en "zona roja", mientras que el resto del país está en zona "naranja", pero el sábado y hasta el 5 de abril, los tres días festivos nacionales de Semana Santa, todo el país estará confinado.

EL PERSONAL SANITARIO ESTÁ OBLIGADO A VACUNARSE

El Gobierno obliga con el decreto a todos los profesionales que trabajen en centros sanitarios, así como a farmacéuticos y empleados de residencias de ancianos, a que estén vacunados.

"El objetivo de la medida es proteger en la medida de lo posible tanto al personal médico y paramédico como a quienes se encuentran en entornos más expuestos al riesgo de contagio", han explicado fuentes gubernamentales.

Quienes rechacen la vacuna podrán ser reubicados en otras tareas que no impliquen riesgos de propagación de la infección o sufrir sanciones como la congelación del salario durante un tiempo determinado.

¿CIERTA APERTURA A MEDIADOS DE ABRIL?

Cómo frenar los contagios sin penalizar las actividades económicas más de lo necesario es una cuestión que divide al Gobierno, especialmente a los partidos de la derecha, entre ellos la ultraderechista Liga, de Matteo Salvini, más proclives a una apertura, y los del centroizquierda, que se mueven en una línea más prudente.

De momento se mantienen las restricciones y eso implica entre otras cosas que cines, teatros, museos, gimnasios y polideportivos seguirán cerrados.

Salvini ha señalado que "no se puede mantener encerrados hasta mayo a 60 millones de personas, miles de actividades económicas, deportivas o culturales, por una decisión política, no médica ni científica, del ministro (de Sanidad, Roberto) Speranza" y ha indicado que si los datos dicen que una región tiene controlados los contagios, debe poder aminorar las prohibiciones.

CUARENTENA A LOS QUE LLEGUEN A ITALIA DE LA UE

El gobierno está preocupado por un resurgimiento de las infecciones por coronavirus y especialmente por la propagación de la variante británica, que actualmente tiene una prevalencia del 86,7 %, según estima el Instituto Superior de Sanidad italiano (ISS).

Como medida para frenar la COVID-19, Italia ha decidido exigir a quienes lleguen al país desde la Unión Europea antes del 6 de abril una prueba negativa de coronavirus antes de entrar, una cuarentena de cinco días y otro test negativo después.

La medida ha sido anunciada a pocos días del inicio de Semana Santa, después de que asociaciones de hoteleros del país se quejaran de que Italia permitía los viajes al exterior pero no el turismo nacional, pues la movilidad entre regiones está restringida.

Algunos ven con buenos ojos la medida, como Beppe, que explica a Efe en el aeropuerto romano de Fiumicino, antes de tomar un vuelo a Ámsterdam por trabajo, que "es útil para tener la situación bajo control": "Se viaja solo si es necesario", apunta.

Discrepa Carmine Sposito, que critica antes de tomar un avión a Tenerife que "el Gobierno italiano ha cambiado la ley de un día para otro porque ha habido una polémica con los hoteleros italianos y, en lugar de resolver la polémica", han enfrentado a los hoteleros y a las agencias de viaje.

"Muchos países en el mundo tienen ya corredores turísticos abiertos para gente libre de covid. El sector del turismo se recupera con estos pequeños ejemplos de viaje, y esto (la cuarentena impuesta por Italia) seguramente no ayuda", añade.

Laura Serrano-Conde

(c) Agencia EFE