Italia mantendrá abiertas las escuelas durante el verano para que los chicos recuperen la sociabilidad

·2  min de lectura
Un almuerzo al aire libre frente al Coliseo romano
AFP

ROMA.- Después de las polémicas por haber sido, especialmente el año pasado, durante la primera ola de coronavirus, uno de los países europeos con más “dad” –la cuestionada didáctica a distancia- y menos clases presenciales, Italia intenta ahora revertir las cosas. Cuando falta poco más de un mes para el fin del año lectivo 2020-2021 que comenzó en septiembre pasado, anunció con bombos y platillos que durante el verano las escuelas seguirán abiertas.

A días de una reapertura que implicó el regreso de restaurantes y bares –aunque sólo al aire libre-, de cines, teatros, museos y la presencialidad del 70% para los alumnos del secundario en las zonas amarillas (15 regiones, es decir, la gran parte de Italia), el ministerio de Educación reveló que está poniendo a punto un plan para el verano, desde mediados de junio hasta mediados de septiembre, cuyo fin es que los alumnos recuperen la sociabilidad.

Los herederos de Samsung venden sus Picasso, Monet y Dalí para pagar un impuesto récord

La participación de los chicos, de todos los niveles y edades, no será obligatoria, sino voluntaria. También los docentes podrán participar sólo si quieren y si lo hacen recibirán pagos extras.

“Será un puente hacía el próximo año lectivo, en septiembre y una oportunidad para un verano distinto”, explicó el ministro de Educación, Patrizio Bianchi, que explicó que el plan está especialmente pensado para acompañar a los chicos con más dificultades, “para que transiten sin discontinuidad hacia el próximo año escolar, con mayores competencias disciplinarias y relacionales”.

Italia puso en marcha una reapertura el lunes pasado
AFP


Italia puso en marcha una reapertura el lunes pasado (AFP/)

La idea es que haya clases de determinadas materias, laboratorios, cursos de música, de arte, de deportes, así como, para los más grandes, cursos autogestionados y pasantías, todo, por supuestos, gratis.

El gobierno, en efecto, decidió erogar nada menos que 520 millones de euros para el Plan Verano, una suma de dinero más que considerable, a la que cada escuela podrá acceder de acuerdo a los cursos y actividades que decida organizar.

Tal como explicó el Corriere della Sera, el plan es dividir el verano en tres fases. La primera será en las últimas dos semanas de junio, cuando, de acuerdo a los resultados finales, habrá “refuerzos y potenciamientos de la competencias”, en base individual o grupal, de materias clásicas como italiano, matemáticas o inglés.

En julio y agosto, en pleno verano, se dará, en cambio la fase 2, en la que se apuntará más bien a reforzar la socialidad, más allá de las competencias y se ofrecerán laboratorios de música, arte, creatividad, deporte, educación cívica, ambiente y digitales. Finalmente habrá una fase 3 en septiembre, que servirá como refuerzo y potenciamento de las competencias en el marco de la introducción al nuevo año lectivo.