Italia extrema las restricciones y aísla a 16 millones de personas en el norte

Elisabetta Piqué

Crece la epidemia de coronavirus en Italia, que para contener la difusión de un contagio que está causando estragos -7375 casos, 1492 más que ayer, y 366 muertos, 133 más que ayer- aplicó medidas restrictivas extremas, nunca antes vistas. Y puso en vigor un decreto de urgencia que desde hoy hasta el 3 de abril puso en cuarentena a un cuarto del país y aisló a toda la región de Lombardía, su locomotora económica, y a otras 14 provincias del Véneto, Piamonte, Emilia Romagna y Las Marcas. Se trata de las provincias de Módena, Parma, Piacenza, Reggio Emilia, Rímini, Pesaro y Urbino, Venecia, Padua, Treviso, Asti y Alessandria, Novara, Vercelli y Verbano Cusio Ossola, consideradas ahora "zonas naranja".

Salvo permisos especiales o urgencias, está prohibido entrar o salir de estas áreas y deben evitarse "en modo absoluto" desplazamientos, en una megacuarentena que afecta a más de 16 millones de personas en un área crucial para la economía de la península y la mayor de Europa puesta en aislamiento.

"Hay una prohibición absoluta de movilidad para quien ha estado en cuarentena. Tenemos que limitar el contagio del virus y evitar sobrecargar las estructuras hospitalarias. Con el nuevo decreto ya no existen las 'zonas rojas', los focos establecidos al principio, ya no hay motivo de mantener a las personas de Vó y de la provincia de Lodi confinadas en una zona roja, sino que se han creado zonas más amplias", explicó el primer ministro, Giuseppe Conte, en una conferencia de prensa atípica poco antes de las 3 de la mañana. "Estas medidas provocarán molestias, pero este es el momento de la autorresponsabilidad, no de hacerse los astutos. Tenemos que cuidar a nuestros abuelos", agregó Conte, que invitó a los ancianos del país -que son el colectivo que corre mayores riesgos- a no salir de sus casas.

La nueva medida fue tomada cuando siguen creciendo en forma exponencial los contagios y después de que el miércoles último otro decreto extraordinario dispuso el cierre de todas las escuelas y universidades del país, así como la prohibición de reuniones públicas. La decisión fue tomada luego de consultas con los expertos del Instituto de Sanidad y de los alcaldes de las zonas golpeadas. Y de jornadas convulsas en las que Nicola Zingaretti, el presidente de la región del Lacio y líder del Partido Democrático -el principal partido de la coalición de gobierno-, anunció su autoaislamiento visto que había resultado positivo en un test de diagnóstico del nuevo coronavirus, algo que ocurrió también con el gobernador de Piamonte, Alberto Cirio.

Conte tuvo claro que ya no había más tiempo que perder por la situación al punto del colapso de las terapias intensivas de Lombardía.

Esta es la región más azotada por el Covid-19: del total de casos, 3372 se encuentran en Lombardía, la región más poblada de Italia, con más de 10 millones de habitantes, la más rica y la más productiva. De estos casos, 2217 se encuentran internados con síntomas, 399 en terapia intensiva y 756 en aislamiento domiciliario.

También se decidió ampliar la zona en cuarentena y poner medidas restrictivas más radicales porque evidentemente a la gente no le había llegado el mensaje de que hay que evitar lugares públicos muy concurridos. En Milán los pubs de la zona de los navigli seguían llenos ayer, como también repletas las localidades de esquí de Lombardía, Trentino Alto Adige y Véneto.

"Ganamos esta guerra si nuestros ciudadanos adoptan comportamientos responsables, modificando temporalmente nuestros estilos de vida", advirtió el jefe de la Protección Civil, Angelo Borrelli.

Conte destacó que de ahora en más los individuos que tengan síntomas y más de 37,5 de fiebre no deberán ir a la guardia de un hospital, sino quedarse en casa, contactar por teléfono a su médico de familia y "limitar sus contactos sociales".

Ofuscado porque se filtró el borrador del decreto que de hecho cerró Lombardía, Conte enumeró las nuevas y más severas restricciones impuestas a la nueva y enorme "zona roja" que aísla a cerca de 16 millones de personas. Quienes no respeten las restricciones podrán ser castigados con penas de arresto de hasta tres meses y multas de 206 euros.

Advertencias

Conte explicó que para las restantes regiones de Italia también habrá restricciones, aunque "menos severas".

De hecho, también se decretó el cierre, hasta el 3 de abril, de museos, cines, teatros, discotecas, pubs, salas de juegos, baile, apuestas y bingos y hasta iglesias. Los bares y restaurantes, así como las demás tiendas y supermercados podrán quedar abiertos sólo si pueden hacer respetar la ordenanza que impone que haya al menos un metro de distancia de seguridad entre las personas.

"Las fuerzas de policía podrán legítimamente pedir cuenta a los ciudadanos que se mueven por los territorios bajo las nuevas normas de contención del coronavirus", advirtió Conte, y subrayó que no se trataba de una "prohibición absoluta de moverse", tanto es así que los trenes y demás transportes públicos seguirán funcionando. "Será posible circular, pero solo por comprobadas exigencias laborales o por emergencias y motivos de salud", explicó, en una medida que resultó para la población un tanto confusa.

Lo cierto es que como el borrador del decreto se conoció en la noche de anteayer, muchas personas del área puesta en cuarentena aprovecharon para "escaparse" del cinturón de seguridad, en un inédito éxodo hacia el sur de la península. "Como no puedo ir a la universidad y cerraron el restaurante donde trabajo, me tomé un tren hasta Bari y me fui a lo de mis padres", contó un joven a un canal de TV presente en la estación de esta ciudad de Puglia.

En este contexto, las autoridades del fútbol, analizaban por estas horas la suspensión del campeonato Serie A.

Las nuevas restricciones, nunca antes vistas -ni siquiera durante la Segunda Guerra Mundial- implicaron la cancelación de diversos vuelos de Alitalia que llegan al Aeropuerto de Milán y al de Venecia. También multiplicó la psicosis y la sensación de estar viviendo una película apocalíptica.