Sindicatos italianos piden la suspensión del regreso presencial a las clases

Agencia EFE
·3  min de lectura

Roma, 19 abr (EFE).- Italia estudia los protocolos para garantizar la seguridad de los estudiantes, que a partir del próximo lunes volverán a la educación presencial, lo que ha generado dudas entre los dirigentes de los centros educativos y los presidentes de las regiones, mientras los sindicatos han pedido al Gobierno que dé marcha atrás en la reapertura.

A partir del 26 de abril se reabrirán todos los colegios y centros educativos en las regiones en las zonas "naranjas" y "amarillas", las de limitaciones medias y bajas, donde ahora la asistencia presencial en los institutos y universidades es sólo al 50 por ciento.

Para preparar la vuelta a las aulas, hoy se organizó una reunión entre el ministro de Educación, Patrizio Bianchi, y los sindicatos, sobre la organización del regreso de los estudiantes y la posibilidad de entradas a los centros de manera escalonada o el uso obligatorio de mascarillas FFP2.

Otro de los temas tratados en la reunión será la posibilidad de realizar pruebas de coronavirus entre los estudiantes para rastrear el virus y poder frenar brotes, según los medios locales.

Tras la reunión, los sindicatos del sector pidieron al Gobierno que dé marcha atrás en su decisión de permitir el 100 por cien de la presencia de los estudiantes en las clases, una medida que consideran "un acto político que no está basado en condiciones reales que garanticen la seguridad de estudiante y personal educativo".

Para el secretario general del sindicato mayoritario Flc Cgil, Francesco Sinopoli, primero sería oportuno continuar la campaña de vacunación de los profesores y renovar los protocolos de seguridad, además de efectuar rastreos en los colegios también aleatoriamente".

Por otra parte, la ministra de Asuntos regionales, Mariastella Gelmini, anunció que también se abrirá una mesa de diálogo con los presidentes de las regiones y el ministerio de Infraestructuras y Transportes y Educación para abordar el tema del transporte público, hasta ahora el principal problema a la hora de reabrir los institutos e universidades.

"Existe un límite representado por el número insuficiente de autobuses. Como Conferencia de las Regiones exigimos al Gobierno una reunión con indicaciones sobre los horarios de entrada y salida de las escuelas ", indicó el presidente de esta institución y de la región de Friuli Venecia Julia, Massimiliano Fedriga.

El presidente de la Asociación Nacional de Dirigentes de Instituciones educativas, Antonello Giannelli, explicó que el regreso a las aulas es una señal muy positiva y que ahora tres cuartas partes de los profesores están vacunados, pero "con la vuelta al cien por cien de los alumnos en muchas aulas será problemático respetar el distanciamiento".

"En este caso, la escuela se verá obligada a reducir la presencia de los chicos y alternarla con la educación a distancia. Por tanto, espero que el decreto de autonomía a los centros para la identificación del porcentaje de asistencia", pidió Giannelli.

El Gobierno y el primer ministro, Mario Draghi, han manifestado en varias ocasiones que la educación es su máxima prioridad y que será presencial, al menos, en el último mes del calendario escolar, que termina de forma genérica el 8 de junio, para los 8,5 millones de estudiantes del país.

Desde hoy, son 6,85 millones de estudiantes los que ya pueden acudir físicamente al colegio, después de que algunas regiones como Campania hayan salido de la zona roja.

(c) Agencia EFE