Italia tendrá un déficit del 9,4 % y una deuda del 153,5 % del PIB en 2021

·3  min de lectura

Roma, 29 sep (EFE).- El Gobierno italiano actualizó hoy el cuadro macroeconómico para 2021 y rebajó el déficit al 9,4 % del producto interior bruto (PIB), del 11,8 % calculado en abril, y la deuda al 153,5 % del PIB, del 159,8 % pronosticado entonces.

Roma confirmó, como ya había comunicado en los últimos días, que espera un crecimiento para el conjunto del año del 6 %, respecto al 4,5 % calculado en abril.

El Gobierno retocó levemente las cifras de déficit y deuda del 2020, y actualizó sus cálculos macroeconómicos para 2022-2024.

Sobre 2020, mantuvo el desplome de la economía italiana del 8,9 % por la pandemia y corrigió ligeramente el déficit al 9,6 % (del 9,5 % que el Gobierno había comunicado en abril), mientras que la deuda se situó en el 155,6 % (y no en el 155,8 %).

Para el próximo trienio, el Ejecutivo italiano estima que la economía crecerá un 4,7 % en 2022, un 2,8 % en 2023 y un 1,9 % en 2024.

Este impulso permitirá rebajar el déficit progresivamente al 5,6 % en 2022, al 3,9 % en 2023 y al 3,3 % en 2024, y la deuda también se irá recortando al 149,4 % en 2022, al 147,6 % en 2023 y al 146,1 % en 2024.

La intención es que la deuda llegue a situarse en los niveles previos a la pandemia, es decir, en torno al 134,3 % del PIB para 2030.

La tasa de paro será del 9,6 % en 2021, e irá mermando gradualmente al 9,1 % en 2022, al 8,4 % en 2023 y al 7,7 % en 2024.

El Gobierno italiano subraya en el documento actualizado que "el crecimiento del PIB real en el primer semestre de este año ha superado las previsiones y que los indicadores actualizados apuntan a que el tercer trimestre registrará otro avance".

Por eso, aunque se pueda producir una leve desaceleración en el último trimestre del año, un crecimiento del 6 % para el conjunto del año en curso es un cálculo realista, añade.

Este impulso, tras la caída de casi el 9 % en 2020 por la pandemia, consentirá atajar desde ya los niveles de deuda pública para que no sigan la tendencia expansiva de los últimos años, y en 2021 se moderará 2,1 puntos porcentuales respecto a la de 2020, que se situó en el 155,6 % del PIB.

Roma quiere trabajar para aminorar esta elevada deuda pública, si bien el ministro de Economía, Daniele Franco, ha insistido en los últimos meses en que actualmente no debe ser un motivo de preocupación para los mercados, entre otras cosas, por los bajos tipos de interés que mantiene el Banco Central Europeo (BCE) para la eurozona.

El Gobierno italiano elaborará los presupuestos generales para 2022 a partir de estas estimaciones y enviará un borrador a la Comisión Europea (CE) hacia mediados de octubre, mientras que tendrán que ser aprobados en el Parlamento italiano antes de final de año.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.