Italia busca desesperadamente a su presidente de la República

·1  min de lectura

Tras siete años en el Palacio del Quirinal, el mandato del presidente italiano Sergio Mattarella expira el 3 de febrero de 2022. En esta elección indirecta, los partidos políticos tienen la tarea de designar a su sucesor. El asunto parece especialmente complejo y el ambiente en Roma es eléctrico.

Por la corresponsal de RFI en Roma, Anne Tréca.

Lo que está en juego en las elecciones presidenciales italianas es importante porque, aunque el presidente en Italia no tiene poder ejecutivo, es el garante de una cierta continuidad. En siete años, Sergio Mattarella ha tenido cinco jefes de Gobierno y un Parlamento fragmentado e ingobernable. Él es quien ha cosido las mayorías, ha elegido a los primeros ministros y, finalmente, ha garantizado la estabilidad del país.

Ahora Italia está bajo presión: tiene que gestionar la pandemia, el plan de recuperación de 200.000 millones de euros y hacer las reformas que se esperan en Bruselas. De lo contrario, corre el riesgo de perderlo todo.

Berlusconi, en busca de poder

Un presidente mal elegido provocaría la caída del Gobierno, elecciones legislativas anticipadas y meses de parálisis. El único candidato declarado por el momento es Silvio Berlusconi. A sus 85 años, el exjefe del Gobierno quiere volver al poder por la puerta grande.

Pero, ¿tiene realmente posibilidades de convertirse en el próximo presidente de la República italiana? En cualquier caso, se lo cree. Ha cumplido su condena por fraude fiscal. Las fiestas "bunga-bunga" son un viejo recuerdo, tiene un imperio mediático a su disposición y ha conseguido el apoyo de todos los líderes de los partidos de derecha.

Mario Draghi, ¿el candidato ideal?


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.