Italia aprueba extraditar a Bruselas a la hija del exeurodiputado Panzeri

Roma, 16 ene (EFE).- Un tribunal de Brescia (norte de Italia) aceptó este lunes la extradición a Bélgica de Silvia Panzeri, hija del exeurodiputado Antonio Panzeri, por su presunta colaboración con el político en la red de sobornos vinculados a Catar en el Parlamento Europeo.

La Justicia italiana dio el visto bueno a la euroorden, que podrá ser recurrida como ya pasó con la madre de Silvia Panzeri y esposa del político, Maria Colleoni, cuya extradición se aprobó en diciembre pero quedó paralizada después de que sus abogados alegaran supuestos problemas de hacinamiento en las prisiones belgas.

La próxima audiencia sobre ese recurso se celebrará el 31 de enero.

Colleoni, de 67 años, permanece en arresto domiciliario desde el 10 de diciembre junto a su hija (38) ambas acusadas de colaborar con Panzeri (67), detenido en Bruselas.

Panzeri, quien fue diputado europeo socialdemócrata entre 2004 y 2019 y actualmente presidía la organización Fight Impunity, sería el protagonista central del esquema criminal, según los fiscales belgas, que también aseguran que su mujer e hija conocían la actividad ilícita del político y se beneficiaron económicamente.

En el momento de su detención, la Policía belga encontró en su domicilio 600.000 euros en metálico.

Panzeri, que habría confesado pagos de Catar y Marruecos pero sólo cuando dejó de ser eurodiputado en 2019, según medios belgas e italianos, había mantenido a través de la Delegación del Parlamento Europeo para las Relaciones con los Países del Magreb un estrecho contacto durante años con el marroquí Abderrahim Atmoun.

El político habría reconocido que "influyó" en las políticas europeas a favor de Catar y Marruecos mediante el intercambio de dinero y regalos, pero cuando no era eurodiputado.

Además, la eurodiputada griega Eva Kaili, destituida como vicepresidenta del Parlamento Europeo por su supuesta implicación con el escándalo, admitió parcialmente su participación en la trama y señaló a Panzeri como el supuesto núcleo de la misma.

La expresentadora de televisión, de 44 años, también declaró que estaba al corriente de la "actividad" de su marido, el italiano Francesco Giorgi, detenido junto a ella después de que la policía belga encontrara más de un millón y medio de euros en su domicilio.

Giorgi era asistente de otro político italiano, Andrea Cozzolino, quien fue suspendido de todos los órganos del Partido Demócrata (PD) italiano a pesar de defender su inocencia.

(c) Agencia EFE