Israel destruye vivienda de atacante palestino

·2  min de lectura
Palestinos miran una casa demolida en la aldea de Silat al-Haritiya, cerca de Jenin, Cisjordania, el 7 de mayo del 2022. Las fuerzas israelíes demolieron la casa de Omar Jaradat, quien era parte de un grupo que mató a tiros al estudiante de yeshiva Yehuda Dimentman en diciembre del 2021. (AP Foto/Majdi Mohammed) (ASSOCIATED PRESS)

JERUSALÉN (AP) — Soldados israelíes demolieron el sábado la vivienda de un palestino que hace cinco meses mató a un estudiante de seminario judío en una emboscada en la Cisjordania ocupada, informaron las fuerzas armadas.

La demolición ocurrió al amanecer en la aldea Silat al-Khartiyeh, donde los soldados usaron mazos para derribar muros y detonaron explosivos.

Residentes lanzaron piedras y bombas incendiarias contra los soldados, que respondieron con disparos, indicó el ejército. Paramédicos palestinos dijeron que tres palestinos fueron heridos de bala y otros sufrieron inhalación de gas lacrimógeno.

Grupos de derechos humanos han denunciado las demoliciones que consideran un castigo colectivo, y las fuerzas armadas las suspendieron por varios años a partir de 2005 tras concluir que no servían como disuasión. El ejército las reanudó hace varios años y ahora las realiza rutinariamente en respuesta a ataques en que palestinos matan a israelíes.

En el ataque más reciente, dos palestinos de Cisjordania mataron a puñaladas a tres israelíes e hirieron a cuatro en el pueblo ultraortodoxo judío Elad, en el centro de Israel, el jueves. El sábado, los atacantes, dos jóvenes de Jenin, seguían prófugos.

Funcionarios familiarizados con la pesquisa dijeron que los atacantes llegaron a Elad en un vehículo conducido por una de las víctimas y entonces lo mataron. Al menos uno de los agresores usó un hacha, de acuerdo con los funcionarios, que hablaron a condición de preservar el anonimato por no estar autorizados a discutir el asunto con la prensa. Una orden mordaza fue impuesta a casi toda la investigación.

Al menos 18 israelíes han muerto en cinco ataques desde marzo, incluyendo otro apuñalamiento en el sur de Israel, dos tiroteos en el área de Tel Aviv y otro en un asentamiento judío en Cisjordania.

Casi 30 palestinos han muerto en hechos violentos, la mayoría de ellos participantes en ataques o en confrontaciones con soldados israelíes en Cisjordania. Pero una mujer desarmada y dos presuntos transeúntes también resultaron muertos y grupos de derechos humanos aseguran que Israel a menudo hace uso de fuerza excesiva.

Hamas, el grupo islámico que gobierna la Franja de Gaza, se adjudicó uno de los ataques en que dos agresores mataron la semana pasada a un guardia de seguridad en la entrada de un asentamiento en Cisjordania.

Algunas personalidades mediáticas israelíes han propuesto que Israel responda con un ataque contra Yehiyeh Sinwar, el máximo dirigente de Hamas en Gaza. El sábado, el brazo armado de Hamas advirtió a Israel de una “respuesta sin precedentes” si ataca a Sinwar. Hamas e Israel han librado cuatro guerras y escenificado docenas de escaramuzas transfronterizas desde 2008.

El actual conflicto tiene como telón de fondo la ocupación israelí, que data de hace 55 años, en Cisjordania y otros territorios que los palestinos desean para su Estado. Las conversaciones de paz se vinieron abajo hace más de una década y la expansión de asentamientos israelíes en las tierras ocupadas ha continuado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.