Israel le transmitió a la delegación argentina en Tel Aviv su preocupación por los atentados y por la Triple Frontera

·4  min de lectura
Gideon Saar, viceprimer ministro y uno de los portavoces de las preocupaciones de Israel
Ricardo Pristupluk

TEL AVIV.- Se habló del comercio bilateral, de incrementar el intercambio, de afianzar vínculos. Los anfitriones volvieron a poner en valor sus avances en el aprovechamiento de los recursos hídricos y en los problemas sociales que trajo un crecimiento económico que no llegó a toda la sociedad.

Pero los representantes del gobierno israelí que se reunieron con el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, y con los gobernadores y funcionarios que comparten la misión técnica dejaron en claro además las preocupaciones del Estado hebreo en dos temas centrales: la investigación de los atentados a la embajada de Israel y la AMIA, y la necesidad de reforzar controles en la denominada Triple Frontera (Argentina, Brasil, Paraguay) donde el grupo terrorista Hezbollah -acusado por la Justicia como autor de ambos ataques- sostendría sus operaciones clandestinas desde hace años.

Por Israel participaron de los diálogos el canciller Yair Lapid, el viceprimer ministro Gideon Saar y la ministra del Interior, Ayelet Shaked.

La Justicia rechazó el pedido urgente del kirchnerismo para frenar la asunción de una diputada radical en el Consejo de la Magistratura

Tres participantes de las reuniones confirmaron a LA NACION que tanto Saar, que llegó anoche al hotel donde se hospeda la delegación argentina, como Lapid, que recibió a la misión en la cancillería a media tarde del lunes, mencionaron ambos ataques -todavía impunes- en sus diálogos.

“Se habló, claro que se habló, sería noticia si no se hubiesen mencionado los atentados, que por lo exitosos en su destrucción cambiaron la forma de manejarse de Israel en el mundo”, afirmó una alta fuente diplomática israelí. Dos de los miembros de la delegación argentina confirmaron esas menciones así como la referencia a la Triple Frontera, que adquiere renovada importancia en un momento en el que amainó la ola de atentados terroristas en territorio israelí, sin que Irán -patrocinante de Hezbollah y su principal sostén en el Líbano- haya dejado de amenazar a Israel con destruirlo. “La Argentina puede hacer más para controlar esa zona”, evaluaron distintos analistas ligados al Estado hebreo.

Cerca de De Pedro reconocieron las preocupaciones que transmitieron, sobre todo, Lapid y Saar (Shaked se concentró más en las tareas conjuntas en cuestiones como la identificación digital), pero le restaron importancia. “Fueron menciones al pasar. Nos concentramos en el futuro y en todo lo que podemos hacer en conjunto”, contestaron desde el Ministerio del Interior.

La intención del Gobierno, que no informó que esos temas hubieran sido mencionados en las conversaciones, es centrarse en los objetivos económicos y comerciales de la visita, y alejarse de cualquier polémica. Eso incluye, claro, la interna entre el presidente Alberto Fernández y Cristina Kirchner; también, el acercamiento con Irán, apoyado por el kirchnerismo con la firma del Memorándum de Entendimiento, durante el gobierno de Cristina Kirchner.

“Más allá del memorándum, Cristina tiene una buena relación con Israel”, aseguró una fuente oficial, a pesar de las críticas de la expresidenta al Estado hebreo. También los distanció la diferente interpretación de la violenta muerte del fiscal Alberto Nisman, quien apareció muerto en su departamento de Puerto Madero cuando investigaba a la entonces presidenta por el memorándum con Irán. El fiscal le adjudicaba motivaciones económicas al lado argentino a cambio del levantamiento de las alertas rojas de Interpol que aún pesan sobre cinco funcionarios y exfuncionarios iraníes, acusados de haber planeado y ordenado el atentado a la mutual judía, que dejó 85 muertos y decenas de heridos.

El reclamo israelí para que se avance contra los iraníes se escuchó en la conmemoración del atentado a la embajada de Israel, el 17 de marzo pasado, en boca del propio Saar. “Es decepcionante. Sabemos que funcionarios del régimen iraní son los responsables, y está muy claro que todo aquel que estuvo conectado con ese atentado debería ser llamado a juicio. Lo dije en la ceremonia, y lo vuelvo a decir hoy, y también incluyo en este pedido a los oficiales que estuvieron detrás del atentado a la AMIA”, afirmó Saar en aquellos días en un reportaje con LA NACION.

Más allá de los planteos sobre las preocupaciones inalterables de Israel, la misión continuó hoy con su visita a reservorios de agua y un almuerzo en un kibutz (granja colectiva) en el sur del país, cerca de la franja de Gaza. Además de la delegación oficial, acompaña las recorridas la embajadora de Israel en la Argentina, Galit Ronen, quien en julio próximo dejará su lugar al diplomático Eyal Sela, luego de tres años en la representación diplomática en Buenos Aires.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.