Israel pide a hackers y empresas de software espía que accedan a los teléfonos de los secuestrados

Desde los ataques de Hamás el 7 de octubre, Israel ha pedido a sus tan promocionadas industrias de ciberseguridad y vigilancia que ayuden en la guerra contra Hamás. Además de acercarse a los piratas informáticos reservistas, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) también emplearon los servicios de empresas de software espía para ayudar en diversos esfuerzos de inteligencia. 

Entre las empresas se destaca NSO Group, con sede en Herzliya, cuyo software de piratería de iPhone Pegasus supuestamente fue utilizado por gobiernos para atacar a activistas y periodistas, una afirmación que la compañía niega a menudo.

Conflicto Israel - Hamas
Mientras se prepara la invasión terrestre a Gaza se desarrolla una guerra cibernética

Un objetivo de los expertos en ciberseguridad es ayudar a piratear teléfonos y computadoras de los desaparecidos y los muertos, dijeron a Forbes cuatro personas de las industrias cibernética y de inteligencia de Israel. Todos pidieron permanecer en el anonimato ya que no estaban autorizados a hablar oficialmente.

Irrumpir de forma remota y monitorear silenciosamente los teléfonos inteligentes y computadoras portátiles de los secuestrados podría ayudar a las FDI a aprender más sobre los movimientos y actividades de Hamás. Forbes informó anteriormente que Hamás había utilizado los teléfonos de los secuestrados para llamar a familiares y amigos para acosarlos.

Un analista que trabajó para varias empresas de software espía de Israel confirmó a Forbes que hubo un esfuerzo concertado no sólo para acceder a los dispositivos electrónicos de las personas desaparecidas sino también a sus cuentas de redes sociales. "Todo el ecosistema está dedicado al esfuerzo de recopilar cualquier tipo de información", dijeron.

Un empresario de la industria de la inteligencia y ex funcionario de la Unidad 8200 de la agencia de inteligencia de señales de Israel añadió que algunos esfuerzos fueron liderados por empresas cibernéticas "ofensivas" como NSO. También participaron piratas informáticos voluntarios ajenos al mercado del software espía. "Estos esfuerzos son conjuntos con las FDI y las agencias de seguridad", añadió.


Una fuente con conocimiento de las operaciones de NSO dijo que las agencias de inteligencia de Israel habían tenido acceso total para utilizar su software de piratería de iPhone Pegasus para cualquiera de sus trabajos dirigidos a Hamás. Pegasus apareció en los titulares en los últimos años por su uso contra la sociedad civil. Más recientemente, supuestamente se utilizó para espiar a un periodista ruso exiliado que vivía en Alemania .

Otro fundador de la industria de cibervigilancia de Israel dijo que hubo un "enorme esfuerzo" para intentar desbloquear los teléfonos de quienes fueron asesinados en los ataques de Hamas del 7 de octubre, donde las familias tenían acceso físico al dispositivo de su familiar. "Las familias quieren ver si hay fotos o mensajes de último momento de sus seres queridos", dijo.

Las FDI no respondieron a una solicitud de comentarios al momento de esta publicación. NSO declinó hacer comentarios.

Otra empresa controvertida que puede estar involucrada en estos esfuerzos es Rayzone, un proveedor de vigilancia que puede monitorear la ubicación de un dispositivo sin necesidad de piratearlo. Un ejecutivo de Rayzone dijo que la empresa estaba apoyando a su país "tanto como podemos". Cuando se le preguntó si eso implicaba piratear los teléfonos de los muertos y desaparecidos, añadió: "Sé que todos hicieron todo lo posible para ayudar".

Como informó Forbes anteriormente en 2020, Rayzone puede hacerse pasar por una parte legítima del mercado de publicidad móvil conocido como plataforma del lado de la demanda. Estas entidades actúan como intermediarios entre los fabricantes de aplicaciones y las redes publicitarias: los primeros comparten información sobre los dispositivos en los que está instalado su software, mientras que los segundos buscan socios para promocionar sus anuncios.

A principios de este mes, la publicación israelí Haaretz informó que otras empresas de vigilancia, incluidas rivales de NSO como Paragon y Candiru, también estuvieron brindando asistencia al esfuerzo bélico de Israel.

Los detalles de su trabajo permanecen en secreto. Las agencias militares y de inteligencia de Israel también parecen mantener a las familias de los desaparecidos en la ignorancia sobre los intentos de utilizar la tecnología para encontrar a sus familiares. Desde que su novia Inbar Haiman desapareció del festival Supernova el 7 de octubre, Noam Alon ha estado trabajando con su familia para investigar fragmentos de información disponibles en línea para descubrir todo lo que puedan sobre su bienestar. En Telegram, descubrieron imágenes de Haiman, una grafitera también conocida como Pink, siendo arrastrada por Hamás, inconsciente y con una herida en la cabeza.

Sin embargo, no escucharon nada sustancial sobre su estado o ubicación en las tres semanas desde que vieron las sombrías imágenes. Pero las FDI solicitaron información sobre el teléfono de Haiman, y Alon dijo que la familia se la dio voluntariamente. "Supongo que localizaron el teléfono pero no nos dieron ninguna información al respecto", dijo. Mientras tanto aún continúa esperando noticias sobre Haiman, ya sea por parte de Israel o de Hamás.