Israel: Netanyahu debe retirar de gabinete a un aliado clave

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, derecha, habla con el ministro del Interior y de Salud, Aryeh Deri, en una reunión del gabinete en la oficina del primer ministro, en Jerusalén, el domingo 8 de enero de 2023. (Ronen Zvulun/Pool Photo vía AP) (ASSOCIATED PRESS)

TEL AVIV, Israel (AP) — La fiscal general de Israel le dijo al primer ministro Benjamin Netanyahu que debe despedir a un aliado clave del gabinete, en una carta hecha pública el jueves, luego de un fallo de la Corte Suprema que lo inhabilitó para fungir como ministro del gobierno.

La carta, enviada poco después de la decisión de la corte del miércoles, aumenta la presión sobre Netanyahu para que retire a Aryeh Deri del gabinete y potencialmente desestabilice su gobierno de coalición. También es probable que la misiva de la fiscal general Gali Baharav-Miara exacerbe una disputa sobre el poder del sistema judicial y el intento del gobierno de reformarlo.

La Corte Suprema de Israel determinó que Deri, un antiguo aliado de Netanyahu que lidera el tercer partido más grande del gobierno, no puede fungir como ministro del gabinete debido a una condena por delitos fiscales. La corte señaló que Netanyahu debe despedirlo. Deri actualmente se desempeña como ministro del Interior y de Salud.

“Usted debe actuar de acuerdo con el fallo y retirarlo de su cargo en el gobierno”, dijo Baharav-Miara a Netanyahu en su carta.

De momento se desconoce si Netanyahu cumplirá con el fallo de la corte. Pero cuando el polvo se asentó un poco el jueves, los comentaristas dijeron que esperaban que Netanyahu despidiera a Deri y que el nuevo gobierno sobreviva de alguna manera a su ausencia.

Pero el fallo de la corte sólo profundizó la brecha sobre el sistema de justicia de Israel.

El gobierno ultranacionalista y ultraortodoxo de Netanyahu —el más derechista en la historia de Israel— ha hecho de la reforma del poder judicial del país una pieza central de su agenda. Dice que un desequilibrio de poder ha dado a los jueces y a los asesores legales del gobierno demasiada influencia sobre la creación de leyes y la gobernanza.

El gobierno quiere debilitar a la Corte Suprema, dificultándole revocar leyes que considere inconstitucionales.