Israel: se disuelve el Parlamento y habrá otra elección en marzo, la cuarta en dos años

LA NACION
·2  min de lectura

JERUSALÉN.- El Parlamento israelí quedó disuelto esta noche tras no lograr un acuerdo sobre el presupuesto y el país deberá celebrar nuevas elecciones, las cuartas en cerca de dos años, en un nuevo reto para el primer ministro Benjamin Netanyahu.

El dividido gobierno israelí enfrentaba un plazo hasta la medianoche del martes (hora local) para aprobar un presupuesto, a falta de lo cual colapsó de manera automática y desencadenó un nuevo llamado a elecciones que deberán celebrarse a fines de marzo.

EE.UU.: luz verde a un museo que honrará a la comunidad latina en la explanada de Washington

Las nuevas elecciones son una mala noticia para el primer ministro Benjamin Netanyahu, cuyo gobierno de 11 años se vio amenazado por un trío de excolaboradores descontentos a la cabeza de partidos rivales, un juicio por corrupción y la crisis de salud por el coronavirus.

Sus excolaboradores comparten su ideología de línea dura y entre ellos sobresale un popular legislador que recientemente se separó del partido del premier.

Ya sea que Netanyahu pueda defenderse de estos rivales o no, es casi seguro que el país será dirigido por un político de derecha que se oponga a otorgar concesiones a los palestinos, lo que complica las esperanzas del gobierno del presidente electo estadounidense Joe Biden de reanudar las conversaciones de paz.

El colapso del gobierno puede significar asimismo el final de la breve carrera política del ministro de Defensa, Benny Gantz, cuya popularidad se derrumbó. Netanyahu y Gantz formaron su coalición en mayo, después de luchar en tres elecciones consecutivas hasta un punto muerto.

La coalición incluía una rotación en el puesto de primer ministro y estipulaba que el gobierno adoptaría un único presupuesto para dos años (2020 y 2021. Pero el partido Likud, de Netanyahu, propuso votar dos presupuestos diferentes, lo que la formación centrista Azul y Blanco de Gantz rechazó.

Coronavirus: por qué los norteamericanos parecen insensibles a la dramática cifra de muertos

Ese punto se convirtió en el talón de Aquiles de la coalición y también, según la prensa israelí, en el detonante de las tensiones entre Netanyahu y Gantz.

Pero si bien la causa inmediata del colapso del gobierno fue la falta de aprobación de un presupuesto, el hecho realmente reflejó el fracaso de una asociación plagada de hostilidad y desconfianza mutuas desde el principio.

Netanyahu acusó al Partido Azul y Blanco de Gantz de actuar como una "oposición dentro del gobierno". Durante siete meses, en tanto, Gantz sufrió una serie de humillaciones y estuvo al margen de decisiones clave, como la serie de acuerdos diplomáticos negociados por Estados Unidos con países árabes.

Agencia AFP, AP y Reuters