Israel dispara misil contra Siria

JERUSALEN (AP) — Israel se vio implicado el domingo por primera vez en los combates de Siria, hacia donde hizo disparos que cruzaron la frontera luego que una granada perdida de mortero cayó cerca de una instalación militar israelí en los Altos del Golán.

Aunque Israel parecía dispuesto a apaciguar la tensión, su respuesta constituye una señal de la facilidad con que la guerra civil siria podría devenir en una conflagración regional que involucre a varias naciones, debido a que la violencia siria ha traspasado las fronteras con Turquía, Líbano y Jordania.

Las autoridades israelíes han amenazado con la adopción de medidas de represalia más severas en caso de que persistan los ataques.

Los israelíes temen que la inestabilidad que ha perdurado en los últimos 19 meses en Siria pueda cruzar la frontera hacia Israel, en particular en momentos en que se vuelve cada vez más precaria la permanencia en el poder del presidente Bashar Assad.

Israel no tiene simpatía alguna por Assad, quien ha concedido durante años refugio y apoyo a los enemigos más enconados del estado israelí. Sin embargo, el gobernante sirio —y su antecesor, que era su padre— han mantenido la tranquilad fronteriza durante cuatro décadas, un factor excepcional de estabilidad en esta región volátil.

El mando militar israelí dijo que el disparo de mortero no causó víctimas ni daños en el puesto ubicado en los Altos del Golán, que Israel se anexó tras arrebatárselos a Siria en la guerra del Medio Oriente de 1967.

En las últimas semanas se han multiplicado los incidentes de fuego perdido proveniente de Siria en tanto que Israel afirmó que haría responsable de los mismos a ese país. Las autoridades israelíes dicen que el grueso del fuego errante ha provenido de las fuerzas gubernamentales sirias, aunque consideran que éste ha sido involuntario y no dirigido específicamente contra Israel.

Tras responder al disparo de mortero, el mando militar israelí obró de inmediato para desactivar las tensiones.

"Comprendemos que este (disparo de la granada de mortero) fue un error y no estuvo dirigido específicamente contra Israel; por eso, en represalia, efectuamos un disparo de advertencia", dijo la portavoz militar, teniente coronel Avital Leibovich. Las autoridades de Defensa dijeron que un misil antitanque fue disparado y que no se informó de víctimas en Siria.

El ejército israelí también informó que presentó una queja a través de representantes de Naciones Unidas que operan en el área en la que afirma que "el fuego emanado desde Siria hacia Israel no será tolerado y será respondido con severidad".

Las autoridades de Defensa israelíes dijeron que no consideraban el incidente una amenaza militar grave, pero aseguraron que el país consideró necesario responder al fuego a fin de fijar con claridad los límites a los sirios.

El ministro de Defensa, Ehud Barak, señaló que las fuerzas israelíes han recibido la orden de "impedir que el conflicto (en Siria) se desborde hacia nuestro territorio".

"Disparos adicionales de obuses hacia Israel desde Siria tendrán una respuesta más severa; que causarán un precio más alto a Siria", señaló Barak.

La revuelta en Siria que ha durado 19 meses y la intensificación del caos en torno al régimen de Assad han sacudido la región, donde algunas acciones de violencia han traspasado las fronteras de países vecinos como Líbano, Turquía y Jordania.

El domingo, fuerzas del ejército sirio con respaldo de helicópteros artillados y artillería atacaron una zona fronteriza con Turquía donde rebeldes capturaron un cruce fronterizo, dijeron activistas.

Por otra parte, en Qatar, activistas sirios dijeron que grupos antigubernamentales alcanzaron un acuerdo preliminar para formar una nueva jefatura de oposición ante las exigencias en ese sentido de la comunidad internacional.

Israel teme que si el régimen de Assad es derrocado, el país pueda caer en manos de extremistas islámicos o viva un conflicto sectario que desestabilice la región. También teme que el arsenal químico sirio y sus misiles puedan terminar en manos de su aliado libanés, la guerrilla del Jezbolá, o de otros extremistas antiisraelíes.

Los combates en Siria el domingo se centraron en Ras al-Ayn, en la provincia nororiental de mayoría kurda al-Hasaka. Un camarógrafo de The Associated Press en el lado turco de la frontera dijo que escuchó explosiones y vio columnas de humo elevarse en el lado sirio.

La violencia en Siria ha dejado más de 36.000 muertos desde que comenzó la sublevación contra el régimen de Assad en marzo de 2011. Cientos de miles de personas han huido de los combates a países vecinos, incluyendo 11.000 que escaparon el viernes después de un incremento en los enfrentamientos en Ras al-Ayn.

Ismail Aslan, alcalde de Ceylanpinar, Turquía, dijo que el número de refugiados se redujo significativamente el domingo. Pero soldados turcos en la frontera regresaron a algunos de los refugiados que llegaron la semana pasada y querían volver a Ras al-Ayn, diciendo que la zona no era segura.

_

__

Lauren E. Bohn en Jerusalén; Jamal Halaby en Amán, Jordania; Bassem Mroue en Beirut; Mehmet Guzel en Ceylanpinar, Turquía; y Abdula Rebhy en Doha, Qatar, contribuyeron a este despacho.

Federman está en Twitter como www.twitter.com/joseffederman

Cargando...