Israel despliega armas robóticas a distancia en Cisjordania

ISRAEL-PALESTINOS-ARMA ROBÓTICA (AP)
ISRAEL-PALESTINOS-ARMA ROBÓTICA (AP)

En dos lugares inestables de Cisjordania, Israel ha instalado armas robóticas que pueden lanzar gas lacrimógeno, granadas aturdidoras y balas con punta de goma a manifestantes palestinos.

Las armas, colocadas en un abarrotado campo de refugiados palestinos y en una tensa ciudad cisjordana, emplean inteligencia artificial para identificar a sus objetivos. Israel afirma que la tecnología salva vidas, tanto israelíes como palestinas. Pero las voces críticas lo ven como otro paso hacia una realidad distópica en la que Israel reafirma su ocupación indefinida sobre los palestinos al tiempo que mantiene a sus soldados lejos del peligro.

Las armas se instalaron en medio de fuertes tensiones en la ocupada Cisjordania, que ha sufrido un brusco aumento de la violencia en el año más mortal desde 2006. La victoria electoral de la beligerante alianza del ex primer ministro Benjamin Netanyahu, que incluye a un partido de ultraderecha muy vinculado al movimiento de colonos, ha avivado el temor a más violencia.

Hace poco se instalaron dos torretas gemelas, cada una equipada con cámara y un cañón, sobre una torre de vigilancia en el campo de refugiados de Al Aroub, en el sur de Cisjordania. Cuando jóvenes manifestantes palestinos salen a la calle y arrojan piedras y bombas incendiarias a los soldados israelíes, el sistema les lanza gas lacrimógeno o bolas con punta de goma, según los testigos.

Hace en torno a un mes, el ejército también colocó los robots en la ciudad cercana de Hebrón, donde los soldados suelen chocar con residentes palestinos que arrojan piedras. El ejército declinó hacer comentarios sobre sus planes de desplegar el sistema en otros lugares de Cisjordania.

El activista palestino Issa Amro y los residentes de Hebrón temen que haya abusos o hackeos de las armas, sin responsabilidad legal en situaciones posiblemente letales. La gente también tiene miedo de algo que percibe como una prueba armamentística con civiles.

“No somos un entrenamiento y una simulación para las empresas israelíes”, dijo. “Esto es algo nuevo que debe detenerse”.

No hay soldados junto a las máquinas. En su lugar, las armas se operan por control remoto. Con tocar un botón, los soldados dentro de la torre de vigilancia pueden disparar hacia los objetivos seleccionados.

El ejército dice que el sistema está en fase de pruebas y sólo dispara municiones “no letales” de control de multitudes, como balas con punta de goma y gas lacrimógeno. Los residentes en Al Aroub dicen que las torretas han inundado de gas el campamento en una ladera de forma reiterada.

“No abrimos la ventana, no abrimos la puerta. Sabemos que no hay que abrir nada”, dijo el tendero Hussein al-Muzyeen.

Las armas robóticas cada vez se emplean más en todo el mundo. Los ejércitos amplían su uso de drones para realizar ataques mortales, desde Ucrania a Etiopía. Estados Unidos en Irak, Corea del Sur junto a la frontera con Corea del Norte y varios grupos rebeldes sirios han utilizado armas de control remoto como las del sistema israelí en Cisjordania.

Israel, conocido por su tecnología militar avanzada, está entre los principales productores de drones del mundo y puede lanzar misiles guiados de precisión. Ha construido una cerca a lo largo de sus límites con la Franja de Gaza que cuenta con radares y sensores subterráneos y submarinos. En superficie emplea un vehículo robótico equipado con cámaras y ametralladoras para patrullar fronteras inestables. El ejército también prueba y utiliza tecnología punta de vigilancia como reconocimiento facial y recoge datos biométricos de los palestinos que hacen trámites rutinarios de la vida bajo ocupación, como solicitar permisos israelíes de desplazamiento.

“Israel utiliza esta tecnología como un medio de controlar a la población civil", dijo Dror Sadot, vocera del grupo israelí de derechos B'TSelem. Incluso armas supuestamente no letales como las balas con punta de goma pueden causar un gran dolor e incluso resultar mortales, señaló.

Las torretas en Al Aroub fueron construidas por Smart Shooter, una empresa que fabrica “sistemas de control de fuego” y que dice que aumentan de forma significativa aspectos como “la precisión y letalidad” de las armas ligeras. La compañía dice tener contratos con docenas de ejércitos de todo el mundo, incluido el estadounidense.

En declaraciones en la sede de la compañía en el kibbutz Yagur en el norte de Israel, su directora general, Michal Mor, dijo que el arma requiere que un humano seleccione los objetivos y municiones.

“Siempre tienen un hombre en el proceso que toma la decisión sobre el objetivo legítimo”, explicó.

El sistema minimiza el número de bajas al alejar a los soldados de la violencia y limita el daño colateral al hacer los disparos más precisos, añadió.

En una zona densamente poblada como Al Aroub, señaló, los soldados pueden vigilar a personas concretas entre la multitud y fijar el objetivo en partes del cuerpo concretas. El sistema dispara sólo después de valorar factores complejos como velocidad del viento, distancia y velocidad, añadió.

El ejército afirma que esas salvaguardas minimizan el riesgo para los soldados y mejoran la supervisión de sus actividades. También señala que la tecnología permite a los soldados apuntar a zonas “menos sensibles” del cuerpo para minimizar daños y evitar disparos a transeúntes.

“De esta manera, el sistema reduce la probabilidad de fuego impreciso", dijo.

Pero Omar Shakir, director de Human Rights Watch para Israel y Palestina, dijo que Israel está virando “hacia la deshumanización digital de los sistemas armamentísticos”. Al emplear esta tecnología, afirmó, Shakir, Israel crea ”un polvorín para los abusos de derechos humanos".

La violencia en Cisjordania se ha disparado en los últimos meses, en los que Israel ha incrementado las redadas para hacer detenciones tras una serie de ataques palestinos dentro de Israel que dejaron 19 muertos la primavera pasada. Más de 130 palestinos han muerto en los combates este año y al menos 10 israelíes han muerto en ataques recientes.

Israel dice que las redadas pretenden desmantelar infraestructura armada y que se ha visto obligado a actuar por la pasividad de las fuerzas de seguridad palestinas. Los palestinos perciben que las incursiones nocturnas a sus localidades han debilitado a sus fuerzas de seguridad y estrechado el control israelí sobre tierras que ellos reclaman para un estado futuro. Israel capturó Cisjordania, Jerusalén Este y la Franja de Gaza en la Guerra de Oriente Medio de 1967.

En Al Aroub, los vecinos dijeron que las máquinas disparan sin aviso previo.

“Es muy rápido, incluso más rápido que los soldados”, dijo Kamel Abu Hishesh, estudiante de 19 años. Describió choques casi todas las noches en los que los soldados allanan el campamento mientras el arma automática lanza gas lacrimógeno por toda la colina.

Paul Scharre, vicepresidente del centro de estudios de Washington Center for a New American Security y exfrancotirador militar estadounidense, dijo que sin emoción y con mejor puntería, los sistemas automatizados pueden reducir la violencia.

Sin embargo, señaló que la ausencia de normas internacionales para los “robots asesinos” es problemática.

Sin esas normas, es sólo una cuestión de tiempo que se equipen esos sistemas automatizados para emplear fuerza letal, señaló.

___

Los periodistas Associated Press Mahmoud Illean in Al-Aroub and Ami Bentov in Kibbutz Yagur, Israel, contributed to this report.