Israel anuncia asentamientos, se arriesga a enojar a Biden

JOSEPH KRAUSS
·3  min de lectura
ARCHIVO - En esta imagen de archivo del 16 de noviembre de 2020, trabajadores tomándose un descanso antes de una visita de representantes de la Unión Europea a una zona en construcción en el asentamiento de Givat Hamatos, en Jerusalén. Israel avanzó el 12 de enero de 2021 sus planes para construir 800 nuevas viviendas de colonos en la ocupada Cisjordania, una decisión que podría tensar sus relaciones con el próximo gobierno del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden. (AP Foto/Maya Alleruzzo, Archivo)

JERUSALÉN (AP) — Israel avanzó el lunes en sus planes de construir 800 nuevas viviendas para colonos en la Cisjordania ocupada, una decisión que podría tensar sus relaciones con el gobierno del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden.

La oficina del primer ministro, Benjamin Netanyahu, anunció la decisión y dijo que incluiría 100 viviendas en un asentamiento donde una mujer israelí fue asesinada el mes pasado, supuestamente a manos de un agresor palestino.

El anuncio reforzará las credenciales de Netanyahu entre los conservadores con vistas a la difícil campaña para las elecciones de marzo. Sin embargo, podría enojar a Biden, que se opone a aumentar los asentamientos y chocado con Israel por ese tema en el pasado.

Israel capturó en la guerra de 1967 Cisjordania y Jerusalén Oriental, dos territorios que reclaman los palestinos para un estado futuro. Casi 500.000 israelíes viven en asentamientos repartidos por toda Cisjordania. Los palestinos ven los asentamientos como una violación del derecho internacional y un obstáculo para la paz, una posición con amplio apoyo internacional.

El gobierno del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, ofreció un apoyo sin precedentes a Israel, lo que incluyó abandonar la oposición a los asentamientos, una política consolidada durante décadas. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, se convirtió el año pasado en el primer máximo representante diplomático del país en visitar un asentamiento en Cisjordania.

Biden ha prometido una estrategia más neutral, que restauraría las ayudas a los palestinos interrumpidas por Trump y los esfuerzos por reactivar las negociaciones de paz. Los dos bandos no han celebrado conversaciones de paz relevantes en más de diez años.

El líder opositor israelí Yair Lapid, que confía en arrebatar el puesto a Netanyahu en marzo, describió el anuncio sobre asentamientos como un “paso irresponsable” que desataría una “batalla" con el nuevo gobierno de Estados Unidos.

“El gobierno de Biden aún no ha asumido el cargo y el gobierno (israelí) ya nos está llevando a una confrontación innecesaria”, tuiteó. “El interés nacional también debe mantenerse durante las elecciones”.

La mayor amenaza para Netanyahu en los próximos comicios viene de la derecha, donde Gideon Saar, un antiguo aliado y firme defensor de los asentamientos, se ha vuelto en su contra y prometido acabar con su largo mandato. Los sondeos señalan que el Likud de Netanyahu sería la formación más votada, pero no conseguiría formar una coalición de gobierno en el Knesset, el parlamento israelí de 120 escaños.

El anuncio del gobierno señaló que se construirían 100 viviendas en Tel Manashe, un asentamiento cisjordano donde Esther Horgan, una mujer de 53 años y con seis hijos, fue asesinada el mes pasado cuando salió a correr en un bosque cercano. Israel dijo haber detenido a un sospechoso palestino en el ataque.

En un primer momento no estaba claro cuándo se construirían las casas, ya que una construcción de esa clase suele requerir autorización de varios organismos del gobierno y un proceso de concurso público para adjudicar las obras.