Islandia: la espectacular erupción de un volcán que provoca géiseres de lava

·3  min de lectura
Las figuras de las personas están iluminadas por el resplandor de la lava
Sophia Groves

FAGRADALSFJALL.- En Islandia una erupción volcánica está creando un espectáculo natural que no se ve a menudo, el de enormes géiseres de lava que llegan a cientos de metros de altura y que se van intercalando con episodios de calma a medida que sube la temperatura en el lugar.

El volcán monte Fagradalsfjall, ubicado en el valle de Geldingadalir, a 40 kilómetros de la capital del país, Reikiavik, es el protagonista de estas escenas que se suceden, en distintos tenores, desde hace más de 50 días y que llegan a verse incluso a grandes distancias.

Gira por Europa. Intimidades del viaje de Alberto Fernández y sus charlas con Martín Guzmán y Felipe Solá

Pese a decretarse un perímetro de seguridad para proteger a los curiosos de enormes fragmentos de roca caliente que se precipitan, aún son muchas las personas los que caminan hasta el lugar para ver por unos minutos lo que allí ocurre.

“Es increíble verlo”, indicó Henrike Wappler, una alemana que vive en Islandia. “Me siento muy pequeña frente al poder de la Tierra (...) ¡Pero no tengo miedo!”, añadió junto a su hija.

Esta foto de archivo tomada el 5 de mayo muestra Bessastadir, la residencia oficial del presidente de Islandia
HALLDOR KOLBEINS


Esta foto de archivo tomada el 5 de mayo muestra Bessastadir, la residencia oficial del presidente de Islandia (HALLDOR KOLBEINS/)

Por su parte, Freija Wappler-Fridriksdóttir, una de las más de 2500 visitantes que se acercaron ayer a unos 500 metros del cráter, declaró: “Suena como un avión en el cielo. No todos los días podemos admirar un volcán desde tan cerca. Es algo realmente asombroso y hermoso”.

Visibles a decenas de kilómetros a la redonda, los géiseres de un naranja brillante iluminan el cielo con noches cada vez más cortas. Biarki Brinjarsson, de 25 años, se deleita con este juego de luces en que el cráter se oscurece durante varios minutos sin aparentes signos de actividad, antes de que la lava se eleve otra vez hacia el cielo. “Estoy esperando que explote la bomba”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El fenómeno

Según la a oficina meteorológica nacional, uno de los chorros de lava más intensos observados superó los 460 metros de altura el miércoles por la madrugada.

“En realidad el magma corre todo el tiempo. Es solamente en la superficie donde hay una modulación”, explicó al respecto el vulcanólogo Magnús Tumi Gudmundsson, quien indicó además que se trata de “un comportamiento normal”. “De hecho, es menos común tener un chorro continuo sin intermitencias”, añadió.

Asimismo afirmó que las salvas de lava causan una lluvia de tefra (o piroclasto), fragmentos de roca sólida, algunos todavía calientes y potencialmente mortales, que caen a varios centenares de metros del cráter. Es esta la razón por la cual se demarcó un perímetro de exclusión permanente con un radio de 400 metros alrededor del cráter activo, que puede ampliarse hasta los 650 dependiendo del viento.

Sin embargo esta erupción, que comenzó el 19 de marzo por la noche, es excepcional en varios aspectos: hace más de ocho siglos que la lava no fluía en la península de Reikianes y casi 6000 años en el lugar donde ocurrió esta erupción.

Esta foto tomada el 5 de mayo muestra el horizonte de la capital de Islandia, Reykjavik
HALLDOR KOLBEINS


Esta foto tomada el 5 de mayo muestra el horizonte de la capital de Islandia, Reykjavik (HALLDOR KOLBEINS/)