Isabel Díaz Ayuso viaja a Italia para un homenaje y se encuentra un puñado de preguntas incómodas

·4  min de lectura

Isabel Díaz Ayuso estuvo la noche de este lunes en Milán para recoger un premio anunciado hace meses, el llamado Llama de la Libertad que otorga el Instituto Bruno Leoni. Con este galardón querían premiar a la presidenta de la Comunidad de Madrid por su gestión económica de la pandemia y su modelo de “libertad” que tanto ha publicitado. Ante un público entregado se animó en su discurso a lanzar algún chascarrillo y anunció la liberalización de horarios para la hostelería y el ocio nocturno a partir del 20 de septiembre. Pero no todo fueron aplausos y risas. Con motivo de este reconocimiento en Italia, Díaz Ayuso mantuvo una conversación con Il Corriere della Sera en la que no evitaron los temas más controvertidos de su gestión.

Una entidad italiana ha reconocido la gestión de la pandemia de Isabel Díaz Ayuso entregándole un premio. (Foto: Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)
Una entidad italiana ha reconocido la gestión de la pandemia de Isabel Díaz Ayuso entregándole un premio. (Foto: Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)

No es una entrevista muy larga la realizada por Elisabetta Rosaspina a Isabel Díaz Ayuso para el mencionado diario, aunque se aprecia en todo momento, sin que se pueda saber solo leyendo el tono y el clima de la misma, que la periodista no eludió ningún tema a la hora de preguntar a la presidenta, a la que define como "estrella de los populares". Es algo que, de alguna manera, se avisa al lector tanto en el subtítulo como en la entradilla, en la que se da un poco de contexto a la misma antes de entrar en la conversación propiamente dicha, transcrita a modo de pregunta respuesta.

Titulada como ‘Ayuso: “Mi método para Madrid, cierres focalizados, pruebas y cero obligaciones”’, en el subtitulo se destaca otra cita de la presidenta en la que se compara con Margaret Thatcher y se apunta un dato objetivo, que “la Comunidad estuvo entre las más afectadas por el virus”. En el primer párrafo, donde se comenta lo discutido que ha sido en España “el método Ayuso” contra el coronavirus y que “nadie es profeta en su tierra”, se exponen los resultados, en cifras, de ese modelo de gestión de la pandemia que le ha valido el Premio Bruno Leoni.

Así, Rosaspina señala que aunque es “difícil demostrar que restricciones más severas habrían ahorrado vidas” Madrid es una de las regiones españolas más afectadas por el coronavirus con casi 883.000 contagiados y casi 16.000 muertos. Y, aún así, se ha visto validada por el crecimiento de la economía local y el apoyo en las urnas el pasado mes de mayo. Dicho esto se da paso a la conversación que comienza con la pregunta obligada de cómo funciona el ‘método Madrid’. A lo que Ayuso responde con su discurso habitual de haber cerrado las escuelas antes que nadie, hacer tes de antígenos, cierres perimetrales por zonas sanitarias, el hospital Zendal y oponerse a los cierres generalizados.

A lo que la periodista responde con la afirmación de que sin embargo, la tasa de mortalidad estuvo entre las más altas. Se defiende Ayuso ante este dato objetivo como otras veces, argumentando que “hay regiones que han aplicado más restricciones y se han visto más afectadas que Madrid” insistiendo en que su Gobierno buscó medidas que no matasen la economía y a la clase media. Eso da paso a quien pregunta para recordar otro dato a Ayuso que, sobre todo durante las primeras olas fue recogido por numerosos medios en España, y es que “los cierres selectivos penalizaron a los barrios pobres, donde las familias numerosas viven en espacios pequeños y el contagio es más fácil”. La respuesta es que también se confinó La Moraleja.

Otra de las preguntas un tanto incómodas es la de que su lema, ‘libertad’, también atrae a los antivacunas. La opinión de la presidenta en este sentido es que “la vacuna es necesaria. Pero nadie puede ser obligado a vacunarse. Corresponde a las administraciones hacer todo lo posible para convencer a todos”.

Más allá de la gestión de la pandemia, en Il Corriere también le preguntaron si la decisión de adelantar las elecciones regionales se debió a un movimiento calculado. Según Ayuso, no fue así, sino que la coalición de gobierno estaba “muy dividido y se había vuelto difícil tomar decisiones”.

Cierra la entrevista con una pregunta sobre el futuro que, en medio de un clima de cierta tensión y crispación en el Partido Popular, cobra mayor relevancia. “¿Se ve en La Moncloa? ¿Primera mujer y liberal como Thatcher?”. A estas preguntas Ayuso responde con cierta retórica haciendo hincapié en el liderazgo de Pablo Casado. “Jamás. Para mí Madrid ya es España. Si el PP llega al Gobierno, el presidente será PabloCasado. Si es una mujer, la primera será probablemente socialista. Pero hombre o mujer no importa. Soy contraria a las cuotas, sí, como Margaret Thatcher. Pero su liberalismo y el mío no son iguales. El mío es un espíritu liberal generoso, como Don Quijote”.

EN VÍDEO | El G20 avanza en su 'Pacto de Roma' hacia un acceso a las vacunas posible en todo el mundo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.