Isabel Díaz Ayuso no es la única que se le rebela a Casado

·3  min de lectura
El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. (Photo by CRISTINA QUICLER / AFP via Getty Images)
El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. (Photo by CRISTINA QUICLER / AFP via Getty Images)

Pablo Casado lleva tantos meses dedicando buena parte de sus esfuerzos a controlar el hiperliderazgo de Isabel Díaz Ayuso en Madrid que ha descuidado otros flancos hasta el punto de sumar un nuevo caso de rebeldía interna. Esta vez en Andalucía.

El caso es que el calendario que el presidente nacional del PP tiene en su cabeza para tratar de seguir fortaleciendo su oposición al Gobierno y tratar de asaltar la Moncloa en 2023 no cuadra con el de algunos de sus barones. Y el último en hacerlo público es el presidente regional de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. Así las cosas, o Casado es un visionario, o está equivocado.

El dilema andaluz es el siguiente. La dirección nacional del PP cree que la Junta debe convocar cuanto antes un adelanto electoral para borrar de la ecuación de Ciudadanos -con quien gobierna el PP-. Es decir, seguir contribuyendo a la progresiva desaparición del partido naranja, aunque eso conlleve fiar cualquier decisión futura a los intereses de Vox. Génova estima que el PP puede captar buena parte de los votos que deje de cosechar Ciudadanos mientras que el presidente Moreno Bonilla pretende agotar la legislatura hasta finales de 2022 y mantener intacta su relación con Ciudadanos por lo que pueda pasar.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Viendo que en Andalucía no captaban sus indirectas, Casado ha pasado a la acción y, casualmente, acaban de ver unas grabaciones que dejan en mal lugar a Ciudadanos y que hacen peligrar la negociación de los próximos presupuestos regionales. Efectivamente, tener que prorrogar unas cuentas es un pequeño obstáculo para el Gobierno regional de turno, pero visto con el prisma de Casado, es una oportunidad para dar por acabada la legislatura e ir a las urnas.

Las famosas grabaciones se han filtrado a la cadena Ser. Y en ellas se escucha al líder andaluz de Ciudadanos, Juan Marín, señalando que "es una estupidez aprobar un Presupuesto con recortes". ¿Quién pudo grabar a Marín si esas manifestaciones se realizaron en un ámbito privado del partido? Pues un miembro de Cs disconforme. ¿Y quién es el sospechoso? Pues Fran Hervías, el principal tránsfuga de Ciudadanos que se pasó al PP hace unos meses y que, desde entonces, no ha parado de maniobrar para robar dirigentes y debilitar a Ciudadanos por toda España dentro un plan orquestado por el secretario general del PP, Teodoro García Egea.

En Génova pensaban que con el golpe de efecto de la filtración harían 'entrar en razón' a Moreno Bonilla. Pero este se resiste, y de momento se ha limitado a aplazar su decisión final a febrero, momento en el que se reanudará la actividad del Parlamento andaluz tras las vacaciones navideñas pudiéndose calibrar la hipotética debilidad del Gobierno de PP y Ciudadanos. Pero antes ha mandado un mensaje a Génova: La consigna, según cuentan los medios locales, es "agotar legislatura, con o sin nuevos presupuestos”.

Detrás de este frenazo a los planes del líder nacional se encuentran los recelos del equipo de Moreno por las maniobras de García Egea para tratar de controlar el partido en Andalucía. ¿Les suena? Efectivamente, lo mismo de lo que se queja Isabel Díaz Ayuso en Madrid. Casado quiere tener controlado el partido en caso de que pierda las próximas elecciones generales de forma que ninguna región discuta su dirección y aliente su cese.

En vídeo | Casado ha cumplido tres años al frente del PP

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.