En Irak, los turoperadores venden "paquetes todo incluido" hacia Bielorrusia

·3  min de lectura

A pesar de las trabas impuestas en muchos países de tránsito, turoperadores en Irak venden paquetes "todo incluido" hasta Bielorrusia, donde miles de migrantes se encuentran varados tras pagar miles de dólares con la esperanza de un futuro en Europa.

"Estamos extenuados y enfermos", asegura por teléfono Bakr, de 28 años, uno de los miles de migrantes acampados frente a la frontera con Polonia, deseoso de llegar a Reino Unido para crearse un "futuro".

"Llegamos aquí con un visado de turismo hace una semana. Como ya no hay vuelos entre Bagdad y Minsk, pasamos por Dubái y después Minsk", explica.

"Algunos pagaron 3.000 dólares, otros hasta 25.000 o 30.000 dólares a una agencia de viajes de Bagdad", asegura.

La crisis disparó la tensión entre Bielorrusia, respaldada por Rusia, y la Unión Europea, que acusa al presidente Alexander Lukashenko de instigar esta ola migratoria como represalia a las sanciones europeas por la represión de su régimen.

Desde agosto, las instituciones comunitarias redoblan sus esfuerzos diplomáticos para cerrar las vías de tránsito de los migrantes desde Oriente Medio hacia Minsk, desde donde se dirigían primero hacia Lituania y ahora hacia Polonia.

En agosto, la aerolínea Iraqi Airways suspendió por orden del gobierno iraquí los vuelos directos entre Minsk y Bagdad.

Hace dos semanas también cerraron a petición del ejecutivo los consulados bielorrusos en Erbil (en el Kurdistán iraquí) y Bagdad, donde se expedían visas de turistas hacia Minsk.

La semana pasada, Turquía prohibió el embarque de iraquíes, sirios y yemeníes a los vuelos en dirección a Bielorrusia, y la compañía Belavia decretó una medida similar para los vuelos desde Dubái.

- Por Rusia, Dubái, Doha o Ankara -

Pero, según turoperadores y expertos consultados por AFP, los migrantes todavía encuentran rutas para llegar a Minsk y, de allí, encaminarse a las fronteras con la Unión Europea.

"Ahora todo se hace a través de Rusia", asegura un trabajador bajo anonimato de una agencia de viajes en Bagdad, cuyo jefe tampoco quiere que su nombre aparezca publicado.

Por casi 2.000 dólares, el cliente obtiene la visa turística y el vuelo hasta Rusia, y después el transporte por vía terrestre controlado por traficantes hasta la frontera con Bielorrusia. El salario medio de Irak es de unos 300 dólares.

Pero, según Mera Jassem Bakr, investigador iraquí especializado en flujos migratorios, los migrantes cuentan también con rutas alternativas por Dubái, Doha y Ankara. De hecho, ni siquiera necesitan visado para Catar si solo hacen escala en Doha.

Y Ankara, aunque haya restringido los embarques hacia Minsk, "se ha convertido en la plataforma" donde obtener los visados.

A menudo, los iraquíes entregan su pasaporte a las agencias de viaje, que los envían a sus compañeros en la capital turca, donde se emiten los visados a Bielorrusia.

"Son paquetes todo incluido", asegura Bakr. "Hace dos meses, costaban 2.500 dólares. Ahora se sitúan entre 3.500 y 4.000 dólares", asegura.

Todo incluido... menos el acceso a la Unión Europea, a cuyas puertas se han quedado migrantes como Dana (seudónimo). A esta mujer siria le importan poco "las sumas considerables" ya invertidas, ahora le gustaría volver a casa.

Acaba de llegar a Minsk tras 20 días en la frontera con Polonia, "sin agua, sin comida" y con "golpes" de soldados bielorrusos. "Pese a la guerra y los problemas, me siento más segura en Siria que aquí", asegura.

burs-gde/hj/dbh/es

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.