Irak: cientos irrumpen en el Parlamento en rechazo a la designación de un primer ministro

·3  min de lectura
© Reuters/Thaier Al-Sudani

Cientos de manifestantes iraquíes ingresaron de forma violenta al Parlamento iraquí este miércoles 27 de julio, en medio de la indignación por la elección de Mohammed al-Sudani como candidato para primer ministro por parte de los movimientos políticos respaldados por Irán.

Coreando maldiciones contra Irán, cientos de iraquíes irrumpieron en el Parlamento de su país, en Bagdad, este 27 de julio.

La multitud rechaza la reciente nominación de Mohammed al-Sudani como candidato oficial del bloque del Marco de Coordinación, una coalición liderada por partidos políticos chiítas respaldados por Teherán y sus aliados.

La Policía antidisturbios utilizó cañones de agua para tratar de contener a los manifestantes que saltaron muros de la fortificada Zona Verde de la capital para protestar.

Pero pese a los intentos de las fuerzas de seguridad, muchos traspasaron las puertas del área, que alberga edificios gubernamentales y embajadas de varios países.

"¡Sudani, fuera!", gritaron cientos de manifestantes aglomerados en dos de las principales entradas al Legislativo.

El primer ministro interino, Mustafa al-Kadhimi, llamó a la calma y moderación, y pidió a los manifestantes que se retiraran de inmediato.

Se trata de la mayor protesta en Irak, desde que se celebraron las elecciones parlamentarias el pasado octubre.

Muchos de los manifestantes son seguidores del influyente clérigo chiita Muqtada al-Sadr, de quien portaron fotografías y que recientemente renunció al proceso de formación de Gobierno, a pesar de haber ganado la mayoría de los escaños en las elecciones del año pasado.

El estancamiento político detona las protestas

Al-Sudani fue seleccionado como aspirante a primer ministro por el líder expremier Nouri al-Maliki.

Pero antes de que Al-Sudani pueda enfrentarse al Parlamento para ser confirmado de manera oficial en el cargo, los partidos deben elegir un presidente.

Sin embargo, el clérigo chiita Muqtada al-Sadr abandonó las conversaciones de formación de Gobierno. El mayor ganador de votos en octubre retiró a sus 74 legisladores del Parlamento después de que no pudo reunir el apoyo de suficientes parlamentarios para obtener la mayoría requerida para elegir al próximo mandatario de Irak.

Ese retiro cedió decenas de escaños a sus rivales y Mohammed al-Sudani, líder del bloque del Marco, siguió adelante con las intenciones de formar una próxima Administración, lo que ha generado protestas entre la base popular de millones de seguidores de Al-Sadr.

La nación atraviesa por un largo estancamiento postelectoral, ya que principalmente las luchas internas entre los grupos chiítas y kurdos impiden la formación de un gabinete, más de nueve meses después de haber celebrado elecciones. Una situación que obstaculiza las reformas necesarias mientras la nación lucha por recuperarse de décadas de conflicto y problemas económicos.

La parálisis ha dejado a Irak sin un presupuesto para 2022, lo que retrasa el gasto en proyectos de infraestructura y reforma financiera necesarios.

"No hay Gobierno, por lo que no hay presupuesto, las calles siguen llenas de baches, la electricidad y el agua escasean y la atención médica y la educación son deficientes", explicó Mohammed Mohammed, un funcionario jubilado de 68 años, de la ciudad de Nassiriya.

El país lleva un récord de 290 días sin un nuevo jefe de Estado o gabinete. Por lo pronto el Gobierno saliente del primer ministro Mustafa al-Kadhimi sigue dirigiendo el país.

Si los partidos políticos no logran pactar una nueva Administración, Al-Kadhimi podría permanecer como interino hasta que se celebren nuevos comicios.

Con Reuters y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.