Presidente iraquí llama a un diálogo "sincero" para acabar con la corrupción

Agencia EFE

Bagdad, 7 oct (EFE).- El presidente de Irak, Barham Saleh, instó hoy en su primer discurso televisado desde el inicio de las protestas el pasado martes a abrir un diálogo político "global y sincero" que ayude al Gobierno a tomar pasos "eficientes para la lucha contra la corrupción y la proporción de servicios".

El gobernante realizó estas declaraciones en respuesta a las demandas de los manifestantes, que se concentran desde hace seis días para pedir la mejora de servicios y empleo y acabar con la corrupción, aunque hoy el país ha vivido una jornada en calma.

Según la agencia estatal iraquí NINA, hoy no se han vivido concentraciones después del "éxito" de las negociaciones entre representantes del Gobierno y de los manifestantes, que no han sido hasta ahora identificados, y que se reúnen desde el pasado sábado.

El presidente pidió a las autoridades competentes que "los responsables del derramamiento de la sangre iraquí rindan cuentas", después de que, según datos oficiales, más de 100 personas hayan perecido durante las protestas.

Saleh prometió en su discurso transferir todos los casos y archivos de corrupción a tribunales específicos para tomar decisiones en esta cuestión en un plazo determinado, "sin excepción", y prohibir la inmunidad de cualquier parte o personalidad en este "asunto vital", además de trabajar por recuperar los fondos públicos.

Otra de sus promesas es la de tomar "medidas serias para determinar mecanismos para afrontar este tipo de protestas y prohibir el uso fuerza excesiva".

Asimismo, anunció que va a reconsiderar la ley electoral del Parlamento con el fin de animar a la participación de los ciudadanos y ratificar una nueva conforme a "las aspiraciones nacionales de todo el pueblo iraquí y la formación de una comisión electoral independiente que garantice la transparencia del proceso electoral", sin dar más detalles.

Hoy la Comandancia de las Operaciones Conjuntas de Irak anunció por primera vez desde el inicio de las protestas que ha tomado medidas para que los oficiales, comandantes y otros rangos que cometieron "actos equivocados" contra los manifestantes anoche en un barrio de Bagdad, en el que murieron al menos cinco personas, rindan cuentas.

Las protestas estallaron en Bagdad el martes pasado y se extendieron a otras zonas de Irak motivadas por la falta de servicios públicos, de oportunidades de empleo y por otros problemas, como la extendida corrupción y la mala gestión de los recursos del país.

(c) Agencia EFE