Irán urge al OIEA a mantener su independencia frente a la presión de EEUU e Israel

Teherán, 15 jun (EFE).- Irán urgió este lunes al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), cuya Junta de Gobernadores celebra una reunión sobre el programa nuclear iraní, a mantener su independencia pese a las presiones de Estados Unidos e Israel.

"Nuestra primera esperanza es que esta Junta mantenga su independencia", dijo en rueda de prensa preguntado por Efe el portavoz del Gobierno iraní, Alí Rabieí, quien advirtió contra "politizar" la institución internacional.

El portavoz afirmó que "el uso de criterios políticos en la consideración de los deberes y derechos de los países en el OIEA no tendrá otro resultado que la ruptura de la confianza y el fortalecimiento de la inestabilidad en el ámbito mundial".

La Junta de Gobernadores del OIEA se celebra desde hoy de forma virtual después de que hace diez días un informe técnico indicara que Irán ha seguido produciendo uranio enriquecido por encima de los límites permitidos por el acuerdo nuclear de 2015 y no ha respondido a las dudas expresadas sobre posibles actividades atómicas no declaradas.

En el discurso de apertura, el director general de OIEA, Rafael Mariano Grossi, instó a Irán a cooperar "inmediata y plenamente" con sus inspectores de desarme y denunció que a estos se les ha negado el acceso a dos instalaciones nucleares.

CONTROVERSIA SOBRE LAS INSPECCIONES

Al respecto, el portavoz gubernamental iraní subrayó que Irán "siempre" ha estado preparado para "proporcionar los accesos justificados al OIEA según los acuerdos vigentes".

"Irán ha dado al OIEA el mayor acceso que un país es posible que dé. Hemos brindado facilidades a los inspectores de ese organismo y podemos decir que tenemos el programa nuclear pacífico más transparente del mundo", defendió.

Desde febrero pasado, los inspectores del OIEA vienen exigiendo acceso a dos lugares de dónde proceden rastros de materiales fisibles no esclarecidos, que podrían ser resultado de actividades nucleares no declaradas de hace más de 15 años.

Irán, por su parte, asegura que se trata de un asunto ya resuelto en el marco de la entrada en vigor del acuerdo nuclear de 2015 y que las solicitudes del OIEA se deben a alegaciones procedentes de servicios de inteligencia de Israel.

DUELO CON EE.UU. E ISRAEL

"Las inspecciones técnicas no se deben politizar porque esto no solo no ayudará a resolver el problema, sino que lo complicará", señaló Rabieí, quien acusó a EE.UU. e Israel de presionar al OIEA.

El acuerdo nuclear de 2015 establece una serie de limitaciones al programa atómico de Irán para evitar que este país se pueda hacer con bombas atómicas en el corto plazo, a cambio del levantamiento de sanciones y alivios comerciales.

El pacto corre el peligro de fracasar desde 2018, cuando Estados Unidos decidió abandonarlo e imponer nuevamente sanciones contra Irán que el resto de firmantes (Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) no han sido capaces de contrarrestar.

En respuesta a las sanciones, desde el año pasado Irán está produciendo y almacenando más uranio enriquecido de lo permitido (más de 1.500 kilos en lugar de los 300 aceptados), con una pureza superior a la establecida por el acuerdo, aunque lejos de alcanzar el nivel necesario para la fabricación de una bomba.

(c) Agencia EFE