EEUU e Irán sostendrán negociaciones indirectas

ELLEN KNICKMEYER y RAF CASERT
·2  min de lectura
ARCHIVO _ En esta foto del 15 de enero del 2011, se ve una parte de las instalaciones nucleares de agua pesada de Arak, Irán. Irán y las potencias participantes en el acuerdo para impedir que Teherán desarrolle armas nucleares dicen estar listas para dar la bienvenida a EEUU de vuelta al pacto. (AP Foto/Fars News Agency, Mehdi Marizad)

Estados Unidos e Irán dijeron el viernes que comenzarán la semana entrante negociaciones indirectas a fin de que ambos países regresen al acuerdo que limita el programa nuclear iraní, casi tres años después de que el presidente Donald Trump retirara a Washington del convenio.

El anuncio constituye uno de los primeros indicios de progreso tangible en los esfuerzos por hacer que ambas naciones se ciñan de nuevo a las disposiciones del acuerdo de 2015, el cual impone restricciones a Irán a cambio de que Estados Unidos y otros países relajen las sanciones en su contra.

El presidente Joe Biden ha dicho que regresar al acuerdo y sujetar el programa nuclear de Irán a las restricciones internacionales son una prioridad para él. Sin embargo, Washington y Teherán tienen diferencias en cuanto a la exigencia de Irán de que le levanten primero las sanciones, y el estancamiento podría convertirse en un revés inicial en la política exterior del mandatario estadounidense.

Funcionarios estadounidenses restaron importancia a las expectativas por el diálogo de la próxima semana. Un portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, describió la reanudación de las negociaciones previstas para el martes en Viena como “un paso saludable”. Pero agregó que “esto se encuentra en sus inicios y no prevemos un avance inmediato porque las discusiones serán difíciles adelante”.

“Este es un primer paso”, dijo en un tuit el enviado de Biden para Irán, Rob Malley. Los diplomáticos se encuentran ahora “en la ruta correcta”, agregó.

Trump retiró a Estados Unidos del acuerdo en 2018 tras acusar a Irán de hacer trampa de forma persistente y optó por lo que dijo sería una campaña de máxima presión que incluyó intensificar las sanciones estadounidenses y otras medidas. Irán respondió aumentando su enriquecimiento de uranio y construyendo centrífugas, una franca violación del acuerdo, e insistió en que su programa nuclear tiene fines civiles y no militares.

Israel, Arabia Saudí y otros aliados y socios estratégicos de Estados Unidos se mantienen en alerta permanente frente a la posibilidad de que su principal enemigo regional, Irán, logre desarrollar armas nucleares.

El enriquecimiento de uranio de Irán fue considerado una medida de presión para hacer que Estados Unidos regresara al acuerdo nuclear y se levantaran las sanciones de Trump, que incluyen medidas bancarias para aislar al país del sistema financiero internacional. Otras medidas de Trump sancionan las ventas de petróleo de Irán.

___

Los periodistas de The Associated Press, Nasser Karimi, en Teherán; Jon Gambrell, en Dubái, y Daria Litvinova, en Moscú, contribuyeron a este despacho.