Irán lanza señales de apertura para un intercambio de prisioneros con EU

Lauren Giella / Newsweek
·4  min de lectura

IRÁN manifestó este martes estar “listo” para un posible intercambio de prisioneros con Estados Unidos, ello en medio de las conversaciones sobre un posible acuerdo nuclear que se realizan en Viena, Austria.

“La idea de un intercambio de prisioneros siempre ha estado sobre la mesa”, y estos deben ser liberados debido a “preocupaciones de índole humanitaria”, señaló Ali Rabiei, vocero del gabinete iraní.

El funcionario no ofreció detalles sobre cuántos iraníes están presos en Estados Unidos, pero dijo que su número es mayor que el de los prisioneros estadounidenses detenidos en Irán.

En el pasado, Irán ha dicho que está abierto a un intercambio de prisioneros con Estados Unidos, un acto que se considera un avance diplomático poco común entre Teherán y Washington, de acuerdo con Associated Press.

También lee: China, Rusia, Corea del Norte e Irán forman alianza en Naciones Unidas contra EU

En 2019, Irán liberó a Xiyue Wang, un intelectual chino-estadounidense de Princeton que estuvo preso durante tres años acusado de espionaje, un cargo ampliamente criticado. En ese momento, Teherán indicó que las autoridades estadounidenses habían encarcelado a unos 20 ciudadanos iraníes.

Este martes, Rabiei dijo que el poder judicial iraní también había manifestado estar “listo” para un intercambio. Sus afirmaciones constituyeron la segunda declaración hecha por funcionarios iraníes sobre una posible liberación de prisioneros en menos de dos semanas.

La semana pasada, Saeed Khatibzadeh, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, hizo comentarios donde indicaba que Irán espera realizar un importante intercambio de prisioneros como parte de las negociaciones que se llevan a cabo en Viena. Un intercambio similar acompañó al acuerdo nuclear de 2015 con las potencias mundiales.

En los últimos días, los medios de Irán identificaron por su nombre a varios iraníes bajo custodia de Estados Unidos, mientras que este país ha solicitado periódicamente a Irán que libere a los prisioneros estadounidenses, entre ellos, Siamak y Baquer Namazi, quienes cumplen sentencias de diez años acusados de espionaje.

No te pierdas: Irán acusa a Israel de ataque a su planta nuclear y promete venganza

Siamak Namazi, un empresario de 46 años que promovió relaciones más estrechas entre Irán y Occidente, fue arrestado en octubre de 2015. Baquer, su padre, de 81 años, antiguo representante de la Unicef y exgobernador de la provincia iraní de Juzestán, rica en petróleo, durante el régimen del sah apoyado por Estados Unidos, fue arrestado en febrero de 2016, tras haber viajado a Irán, aparentemente por temores relacionados con el encarcelamiento de su hijo.

Asimismo, entre los estadounidenses detenidos en Irán está el ambientalista Morad Tahbaz, un iraní con ciudadanía estadounidense y británica, que también fue sentenciado inicialmente a diez años de prisión.

Hay otros ciudadanos occidentales bajo la custodia iraní, entre ellos, Nazanin Zaghari-Ratcliffe, un británico-iraní que, tras cumplir una sentencia de cinco años acusado de espionaje, fue sentenciado a un sexto año de prisión por difundir “propaganda contra el sistema” debido a su participación en una protesta frente a la embajada de Irán en Londres en 2009.

Irán no reconoce las dobles nacionalidades, lo que significa que los detenidos no pueden recibir asistencia consular. Los Namazi, al igual que otras personas con doble nacionalidad, enfrentaron acusaciones secretas en audiencias realizadas a puerta cerrada en la Corte Revolucionaria de Irán, que maneja los casos relacionados con supuestos intentos de derrocar al gobierno.

Te interesa: Irán enfrenta cuarta ola de covid-19; contagios afectan al 85 por ciento de la población

Mientras se reanudan las conversaciones sobre el acuerdo nuclear este martes en Viena después de una breve pausa, Teherán ha insistido en que Estados Unidos levante todas las sanciones impuestas durante el régimen del entonces presidente Donald Trump tras retirar a Estados Unidos del acuerdo nuclear, incluidas aquellas no relacionadas con su programa nuclear.

Mientras tanto, Washington ha dicho que Irán debe cumplir con todas las restricciones impuestas en el acuerdo. En respuesta al retiro decretado por Trump, Irán ha incumplido gradualmente con los términos del acuerdo, entre ellos, los límites al enriquecimiento de uranio.

Washington no ha participado en las conversaciones de Viena, pero en la capital austriaca se encuentra una delegación estadounidense, y representantes de las otras potencias han actuado como intermediarios entre esta y la delegación iraní. N

—∞—

Publicado en cooperación con Newsweek / Published in cooperation with Newsweek