Irán enriquece uranio al 60% en su recinto de Fordo

TEHERÁN, Irán (AP) — Irán ha empezado a producir uranio enriquecido a una pureza del 60% en la instalación nuclear subterránea de Fordo, según dijeron medios estatales el martes, que lo describieron como una respuesta a una resolución de la agencia de supervisión nuclear de Naciones Unidas.

La noticia, difundida por la agencia oficial de noticias IRNA, se interpretó como un avance significativo en el programa nuclear del país.

El enriquecimiento al 60% está a un breve paso técnico del enriquecimiento al 90% empleado en armamento. Los expertos en no proliferación han advertido en los últimos meses que Irán ya tiene suficiente uranio enriquecido al 60% para reconvertirlo en material para al menos una bomba nuclear.

Irán ya enriquecía uranio al 60% en su centro de Natanz, en el centro de Irán. Fordo se encuentra unos 100 kilómetros (62 millas) al sur de la capital, Teherán.

IRNA no dio detalles sobre la cantidad de uranio enriquecido que se estaba produciendo.

El portavoz del Ministerio iraní de Exteriores, Nasser Kanaani, dijo el lunes que su país había tomado la decisión en respuesta a lo que describió como una resolución del Organismo Internacional de la Energía Atómica, la agencia de supervisión nuclear de Naciones Unidas. Las autoridades no entraron en detalles.

El OIEA dijo este mes que cree que Irán ha incrementado sus existencias de uranio de alto enriquecimiento. La agencia criticó a Teherán la semana pasada porque aún impide que los funcionarios de la agencia accedan o supervisen los centros nucleares iraníes.

Un reporte separado señaló que el director general del OIEA, Rafael Grossi, está “muy preocupado” porque Irán aún no ha participado en la investigación de la agencia sobre el hallazgo de partículas de uranio procesadas en tres lugares no declarados del país. El asunto se ha convertido en una discrepancia clave en las conversaciones para un nuevo acuerdo nuclear.

Han pasado casi dos años desde que los enviados del OIEA tuvieron acceso pleno para supervisar las instalaciones nucleares iraníes, y cinco meses desde que se retiró el material de vigilancia de los centros.

El OIEA presentó su reporte tras el estancamiento de los esfuerzos por reactivar un acuerdo nuclear de 2015 entre Irán y potencias internacionales que suavizaba las sanciones sobre Irán a cambio de límites en su programa nuclear.

Estados Unidos abandonó de forma unilateral el acuerdo nuclear, conocido oficialmente como Plan de Acción Integral Conjunto, en 2018 durante el mandato del entonces presidente Donald Trump. Washington reimpuso las sanciones a Irán, lo que hizo que Teherán fuera abandonando de forma gradual los términos del pacto.