Irán detiene a 26 extranjeros por el ataque en el mausoleo de Shiraz

Teherán, 7 nov (EFE).- Las autoridades iraníes informaron este lunes del arresto de 26 ciudadanos de Azerbaiyán, Tayikistán y Afganistán por su participación en el ataque en un santuario de la ciudad de Shiraz que causó 15 muertos el mes pasado.

Los 26 "terroristas takfiri" (radicales suníes) responsables del ataque proceden de Azerbaiyán, Tayikistán y Afganistán, de acuerdo con un comunicado del Ministerio de Inteligencia, recogido por la agencia Mehr.

El "coordinador" del ataque es azerbaiyano y "voló de Baku a Teherán", donde se puso en contacto con el Estado Islámico (EI) para organizar el ataque a tiros en el santuario Shahcheragh de la sureña ciudad de Shiraz del pasado 26 de octubre.

Por su parte, el atacante que disparó contra los fieles del santuario de Shahcheragh era de nacionalidad tayika, y murió en un hospital a causa de las heridas que sufrió durante su arresto.

Los 26 detenidos fueron aprendidos en seis provincias iraníes, algunos de ellos cuando trataban de escapar del país, según el comunicado de la inteligencia iraní.

La acusación de que el "coordinador" del ataque es de Azerbaiyán se produce en medio de unas crecientes tensiones entre Bakú y Teherán.

Irán y Azerbaiyán mantienen tensas relaciones por la proximidad de Azerbaiyán a Israel, en particular por los lazos militares entre ambos países.

Además, en el norte de Irán viven millones de azerbaiyanos, el triple de la población de Azerbaiyán, por lo que Teherán teme la posibilidad del surgimiento de un movimiento separatista, lo que incrementa las tensiones con el vecino país.

Al menos 15 personas murieron y 40 resultaron heridas en el ataque a tiros contra el santuario Shahcheragh de Shiraz el 26 de octubre, un asalto que fue reivindicado por el EI.

El presidente de Irán, Ebrahim Raisí, afirmó un día después que las protestas desatadas por la muerte de Mahsa Amini en septiembre "allanaron el camino" para el ataque contra el centro religioso.

Irán vive protestas desde la muerte el 16 de septiembre de Amini tras ser detenida tres días antes por la Policía de la moral por llevar mal puesto el velo islámico.

Teherán ha acusado a Washington de fomentar esas protestas.

(c) Agencia EFE