Protestas masivas en Bangladesh por caricaturas en Francia

JULHAS ALAM
·4  min de lectura
Partidarios del grupo Islami Andolan Bangladesh, un partido político islamista, cargan una imagen del presidente de Francia, Emmanuel Macron, con zapatos colgados del cuello, durante una protesta por la publicación de caricaturas del profeta Mahoma, que consideran blasfemas, en Daca, Bangladesh, el martes 27 de octubre de 2020. (AP Foto/Mahmud Hossain Opu)

MUSULMANES-FRANCIA BOICOT

Partidarios del grupo Islami Andolan Bangladesh, un partido político islamista, cargan una imagen del presidente de Francia, Emmanuel Macron, con zapatos colgados del cuello, durante una protesta por la publicación de caricaturas del profeta Mahoma, que consideran blasfemas, en Daca, Bangladesh, el martes 27 de octubre de 2020. (AP Foto/Mahmud Hossain Opu)

DACA, Bangladesh (AP) — Unas 10.000 personas en Bangladesh marcharon en la capital del país el martes para protestar contra el presidente de Francia y su firme defensa de las leyes laicas, que amparan bajo la libertad de expresión las caricaturas del profeta Mahoma.

Los manifestantes del conservador grupo Islami Andolon Bangladesh, partidario de imponer la ley islámica en el país de mayoría musulmana, portaban carteles y pancarta con mensajes como “Musulmanes del mundo, uníos” y “Boicot a Francia”. Fue la más grande de las protestas de los últimos días contra las caricaturas.

Algunas personas llevaban retratos del presidente de Francia, Emmanuel Macron, tachados con una “X”. Un asistente llevaba una silueta del presidente francés con zapatos en torno al cuello, un gesto de insulto.

La cuestión volvió a quedar sobre la mesa tras la macabra decapitación cerca de París de un maestro francés que había mostrado caricaturas del profeta Mahoma en clase. El refugiado checheno de 18 años que mató al profesor murió después abatido por la policía.

El profesor, Samuel Paty, ha sido presentado como un símbolo de los firmes ideales laicos franceses y su rechazo de la intrusión religiosa en las instituciones religiosas. Macron y varios miembros de su gobierno han prometido seguir defendiendo esas caricaturas como protegidas por la libertad de expresión.

Políticos musulmanes, académicos religiosos y personas de a pie han condenado esas imágenes como una forma de discurso de odio y las ven como sacrílegas y un insulto a su religión. Los musulmanes han recibido convocatorias a protestas y a boicotear productos franceses en respuesta a la posición gala sobre las caricaturas del profeta más venerado del islam.

Hace cinco años, extremistas de Al Qaeda nacidos en Francia mataron a 12 empleados del semanario satírico francés Charlie Hebdo en respuesta a su publicación de caricaturas que mostraban al profeta Mahoma. Esas imágenes también desencadenaron protestas masivas en países de mayoría musulmanas, que en ocasiones terminaron con muertes.

Por su parte, Irán convocó a un diplomático francés, en protesta. Un funcionario del Ministerio iraní de Exteriores indicó al diplomático galo que la respuesta de París al asesinato había sido “poco sabia”, según el reporte de la televisora estatal. El funcionario iraní lamentó que Francia permitiera el odio contra el islam disfrazado de apoyo a la libertad de expresión, indicó la televisora.

Una influyente asociación de clérigos en la ciudad iraní de Qom también instó al gobierno el lunes por la noche a condenar a Macron por sus declaraciones e hizo una llamada a naciones musulmanas a imponer sanciones políticas y económicas sobre Francia. El conservador diario iraní Vatan-e Emrooz mostró a Macron caracterizado como el diablo y le llamó Satán en una caricatura en su portada el martes.

En Arabia Saudí, la estatal Agencia Saudí de Prensa emitió un comunicado el martes citando a un funcionario anónimo del Ministerio de Exteriores, afirmando que el reino “rechaza cualquier intento de asociar al Islam con el terrorismo, y denuncia las caricaturas ofensivas del profeta”. La agencia transmitió el despacho en su servicio en árabe, pero en un principio no lo ofreció en sus servicios en inglés o francés.

Religiosos saudíes han condenado las caricaturas, aunque también aludieron al mensaje de “misericordia, justicia y tolerancia” del profeta. Otro jeque destacado pidió a los musulmanes que no reaccionaran de forma exagerada.

También Qatar condenó la “drástica escalada de retórica populista” incitando a la violencia religiosa. En un comunicado, el gobierno denunció una campaña para incitar al odio contra los casi 2.000 millones de musulmanes del mundo a través de ofensas deliberadas al profeta Mahoma, lo que había aumentado la hostilidad contra los musulmanes.

Los manifestantes en Bangladesh se reunieron por la mañana en torno a la Mezquita de Baitul Mokarram, en el centro de Daca. El grupo caminó hacia la embajada francesa, aunque la policía interceptó la marcha, que terminó sin violencia.

Comercios kuwaitíes ya habían retirado yogures y botellas de agua con gas francesas de sus estantes, la Universidad de Qatar canceló una semana dedicada a la cultura francesa y una campaña llamando a boicotear la cadena de supermercados francesa Carrefour era tendencia en medios sociales en Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos.

Se han registrado protestas en Irak, Turquía y la Franja de Gaza, y el parlamento paquistaní aprobó una resolución condenando la publicación de caricaturas del profeta.

Rezaul Karim, líder del grupo bangladeshí Islami Andolon, pidió a Francia que evitara mostrar caricaturas del profeta.

“Nosotros, los musulmanes, nunca hicimos caricaturas de otros líderes religiosos”, señaló.

“Alá envió al profeta Mahoma como embajador de paz (...) Macron y sus colaboradores no aprendieron nada de la historia”, añadió, antes de pedir a los musulmanes que boicotearan los productos franceses.

Karim también dijo que Macron debía recibir tratamiento para su “salud mental”, comentarios similares a los que hizo unos días antes el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que ha sido uno de los gobernantes más críticos y dijo que Macron debía revisarse la cabeza y había perdido el rumbo. Francia ha llamado a consultas a su embajador en Turquía y otros países europeos han defendido a Macron.

___

Los periodistas de Associated Press Nasser Karimi en Teherán y Jon Gambrell y Aya Batrawy en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, contribuyeron a este despacho.