Irán apuntó contra Estados Unidos por supuestos “actos de sabotaje” a una planta nuclear

·3  min de lectura
Vista aérea de la central nuclear Natanz en Irán
Google Earth

TEHERÁN (AFP).- El ministro de Relaciones Exteriores de Irán advirtió hoy a Estados Unidos que no conseguirán ninguna ventaja en las discusiones sobre la cuestión nuclear a través de “actos de sabotaje” o de “sanciones”, 48 horas después de un accidente en un planta nuclear iraní, calificado de “sabotaje” por la República Islámica.

”No tenemos ningún problema en volver a nuestros compromisos, pero los estadounidenses tienen que saber que ni las sanciones, ni los actos de sabotaje, les darán un instrumento de negociación y que esas acciones solo complicarán más la situación para ellos”, anticipó el ministro Mohamad Javad Zarif, quien formuló estas declaraciones en presencia de su homólogo ruso Serguéi Lavrov, de visita en su país.

Coronavirus: recomiendan en EE.UU. detener el uso de la vacuna de Johnson & Johnson tras casos de coágulos sanguíneos

Desde Teherán acusaron a Israel por lo ocurrido en la planta de enriquecimiento de uranio en Natanz -en el centro de Irán- y prometieron “venganza”, en momentos donde se negocia en Viena para intentar salvar el acuerdo internacional sobre el programa nuclear iraní, firmado en la capital austríaca, en 2015.

”Pensaron que lo que hicieron en Natanz sería en desventaja de Irán... Les aseguro que en un futuro cercano Natanz va a pasar a centrifugadoras más perfeccionadas. Los israelíes hicieron una muy mala apuesta”, advirtió Zarif e insistió: ”Si pensaban que podían frenar los esfuerzos de Irán para que se levanten las sanciones contra el pueblo iraní, hicieron una muy mala apuesta”.

Los golpes en las urnas hunden en el desconcierto a la izquierda regional

Fue en esta misma planta del complejo nuclear de Natanz, uno de los centros neurálgicos del programa atómico de la República Islámica, donde Irán comenzó a probar el sábado nuevos conjuntos interconectados de centrifugadoras. Estas máquinas ofrecen la posibilidad de enriquecer uranio más rápidamente, en cantidades y grado de refinamiento prohibidos por el acuerdo de 2015.

Mientras tanto, desde Washington, la Casa Blanca desmintió todo vínculo con el incidente. “Estados Unidos no estuvo involucrado de ninguna manera”, dijo la secretaria de prensa del gobierno Jen Psaki y agregó que las negociaciones en Viena no deberían verse afectadas.

El acuerdo de Viena

En dicha reunión confluyen representantes de Irán y de las grandes potencias que permanecen en el acuerdo -Alemania, China, Francia, Reino Unido, Irán y Rusia-, bajo los auspicios de la Unión Europea (UE). Washington participa, pero sin contacto directo con los iraníes, ya que Estados Unidos, bajo la presidencia de Donald Trump en 2018, denunció unilateralmente el acuerdo nuclear con Irán y restableció las sanciones que se habían levantado en el marco del pacto.

Como represalia por dicha decisión, Irán se alejó desde 2019 de la mayoría de los compromisos clave que había asumido para limitar sus actividades nucleares. Sin embargo, el nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, ya señaló en enero su intención de reincorporarse al acuerdo.

Murió un empresario egipcio en Mendoza que había viajado para invertir

Ahora, Rusia e Irán se mostraron en bloque frente a Estados Unidos y los países europeos por las negociaciones en Viena, para intentar así salvar el acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear de Teherán. ”Esperamos que sea posible preservar el Plan de Acción Integral Conjunto y que Washington regrese finalmente a la aplicación plena de la correspondiente resolución de la ONU”, dijo a la prensa el ministro ruso Lavrov, acompañado por su par Zarif.

Lavrov volvió a llamar a Estados Unidos a levantar las sanciones adoptadas contra Teherán y criticó, además, las recientes penalidades de la UE a funcionarios iraníes, que a su entender socavan las negociaciones.