Irán amplia el toque de queda para prevenir las reuniones en "Yalda"

Agencia EFE
·2  min de lectura

Teherán, 19 dic (EFE).- Irán extendió este sábado por dos días el horario de toque de queda y redujo la jornada laboral, con motivo de prevenir el aumento de contagios de COVID-19 en reuniones familiares durante la ceremonia de la noche más larga del año, "Yalda".

El viceministro de Salud para Asuntos de Higiene, Alí Reza Raisí, informó de que hoy y mañana "la prohibición del tráfico urbano de vehículos se hará cumplir a partir de las 20.00 horas, y todos los puestos de trabajo excepto los esenciales cerrarán a partir de las 18.00 horas", informó la agencia oficial iraní de noticias IRNA.

En el ultimo mes Irán ha aplicado el toque de queda entre las 21.00 horas y las 4.00 con el objetivo de dificultar las reuniones familiares y entre amigos, lo que en esta ocasión se ha ampliado por una hora. El horario de los comercios no esenciales se ha reducido dos horas y permanecerán abiertos solo hasta las 18.00 horas.

Esos cambios tienen lugar en virtud de la tradicional ceremonia del solsticio de invierno o como lo llaman en Irán "Yalda", que tiene lugar en la noche del 21 de diciembre.

En esa noche que tradicionalmente se celebra en la casa de los abuelos o los mayores de la familia, cenan juntos y se mantienen en velada, se leen cuentos y leyendas del país mientras esperan el amanecer.

En Irán existe una versión islámica del día del enfermero que, según el calendario árabe, este año coincide con la noche de "Yalda".

El presidente iraní, Hasan Rohaní, indicó hoy esa coincidencia y pidió a la gente que no realice visitas presenciales "para apoyar a los enfermeros y la salud de la gente y los mayores de la familia".

"Pedimos a la gente que detenga las visitas y lleven a cabo esa ceremonia sin su presencia" mediante llamadas telefónicas y por internet, agregó Rohaní, en declaraciones difundidas por la agencia de noticias IRNA.

Según los responsables de la Salud de Irán, gracias al toque de queda, la reducción de los horarios de los comercios y el cumplimiento de los protocolos por parte de la gente, el país ha logrado una tendencia descendente tanto en cifras de contagios y muertes como en hospitalizaciones por la COVID-19.

En el mes de noviembre, antes de imponer el toque de queda y restringir el horario de los comercios, se batieron en el país récords de 486 de decesos y de 14.051 contagios.

Según las cifras del Ministerio de Salud en las ultimas 24 horas se contabilizaron 175 fallecimientos y 6.421 contagios.

Desde el principio del brote de la pandemia en el mes de febrero en el país se han registrado 53.448 muertes y 1.152.072 de personas se han contagiado.

(c) Agencia EFE