Irán acusa a Israel del asesinato de un coronel de los Guardianes de la Revolución

Irán acusó a Israel de la muerte de un coronel del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI), fuerza militar de élite del país, que murió el lunes en Siria, cerca de Damasco, por una bomba de fabricación casera.

El gobierno iraní acusa con frecuencia a Israel de sabotaje contra sus instalaciones nucleares y de asesinato de figuras clave, entre ellas científicos.

"El coronel Davud Jafari, uno de los asesores de Irán en Siria y miembro de la fuerza aeroespacial de los Guardianes de la Revolución, fue asesinado [el lunes] por los asociados del régimen sionista [de Israel] con una bomba artesanal junto a una carretera cerca de Damasco", informó el miércoles la agencia de noticias iraní Tasnim, citando un comunicado de la Guardia.

La muerte del oficial no ha sido confirmada por las autoridades sirias.

Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), una oenegé independiente con sede en Londres y que cuenta con una amplia red de fuentes de información en Siria, el alto funcionario murió junto con su guardaespaldas sirio por la explosión de una bomba al paso de su vehículo.

El atentado tuvo lugar cerca de Sayyida Zeinab, un barrio del sur de Damasco que alberga un santuario venerado por los musulmanes chiitas y que cuenta con una fuerte presencia iraní.

Se trata del oficial de más alto rango de la Guardia Revolucionaria muerto en Siria desde el 23 de agosto, cuando Teherán anunció el "martirio" del general Abolfazl Alijani, miembro de las fuerzas terrestres de la Guardia que se encontraba entonces en una misión en Siria.

Alijani fue descrito como un "defensor del santuario", término utilizado para designar a quienes trabajan en nombre de Irán en Siria o Irak.

- Cientos de ataques -

El departamento aeroespacial de la Guardia Revolucionaria está especializado en la fabricación de drones, misiles, dispositivos balísticos y satélites.

El 24 de octubre, la fuerza aérea israelí destruyó en un bombardeo una fábrica de drones iraní situada en territorio sirio.

Irán, que apoya al régimen sirio de Bashar al Asad, su aliado, en la guerra que asola Siria desde 2011, asegura que no tiene tropas en el país, pero dice que hay "asesores" militares de la Guardia operando junto al Estado sirio por invitación de Damasco.

"Sin duda, el criminal régimen sionista recibirá la respuesta adecuada por este crimen", indicó el comunicado publicado el miércoles.

En los últimos años, Israel ha llevado a cabo ataques aéreos en Siria, dirigidos a posiciones del régimen, así como a fuerzas aliadas respaldadas por Irán y a combatientes del movimiento chiíta libanés proiraní Hezbolá.

El 9 de noviembre, un ataque aéreo tuvo como objetivo un convoy de armas y combustible de las milicias proiraníes en Siria, cerca de la frontera con Irak, y mató al menos a 14 personas, según una oenegé siria.

Israel, vecino de Siria, no suele comentar los ataques caso por caso pero ha reconocido haber realizado cientos de ellos desde 2011. El ejército israelí ha dicho que estos ataques son necesarios para evitar que Irán se afiance en sus puertas.

sk/pc/zm