El invierno no llega a Centroeuropa, con temperaturas inusualmente cálidas

Tanto el 30 como el 31 de diciembre y el 1 de enero, la capital de Serbia, Belgrado, registró las temperaturas más altas de su historia en esas fechas.