Investigan a Sarkozy por escándalo en campaña

MÁS DESTACADO EN AMÉRICA LATINA

PARIS (AP) — El ex mandatario Nicolas Sarkozy podría enfrentar el cargo de aprovecharse de una nonagenaria acaudalada para recibir de ésta sobres llenos de dinero como donativos de campaña por cantidades que excedieron lo permitido por la ley.

Aunque el partido del ex gobernante está inmerso en una pugna interna, los conservadores todavía consideran a Sarkozy su mejor carta para regresar al poder en Francia.

Sarkozy causa polarización en Francia: muchos veían con desconfianza los vínculos estrechos que él mantenía con los ricos y lo botaron del cargo, en tanto que sus partidarios desean que regrese porque lo consideran la única persona capaz de salvar la economía del país.

El jueves, tras 12 horas de interrogatorio por parte de un juez, el ex presidente fue nombrado testigo crucial —y posiblemente imputable— para que responda a preguntas sobre si aceptó donativos de campaña —por sumas ilegales— que le habría entregado la heredera de L'Oreal, Liliane Bettencourt, de 90 años.

El ex contador de Bettencourt indicó a la policía que ella entregó más de 150.000 (192.000 dólares) en efectivo que se le dijo serían entregados al tesorero de campaña de Sarkozy. En julio, un magistrado ordenó el decomiso de los diarios y agendas de Sarkozy.

La cantidad, aunque insignificante en comparación con los donativos de campaña en Estados Unidos, escandalizaron a muchos franceses porque en Francia están limitados los gastos de campaña. Las aportaciones individuales para algún candidato no deben rebasar los 4.600 euros (5.930 dólares) y ningún aspirante puede gastar más de 22 millones de euros (28 millones de dólares) en una campaña presidencial.

En Estados Unidos, en contraste, la campaña presidencial de este año registró gastos por 4.000 millones de dólares (3.000 millones de euros), según cálculos, y en los últimos meses de la misma cada candidato recaudó 100 millones de dólares (77 millones de euros).

La investigación que afecta a Sarkozy se centra en las finanzas de Bettencourt, la mujer más rica de Europa, y también pone de relieve una disputa familiar añeja en torno a la fortuna de la heredera. Bettencourt, de quien se dice sufre Alzheimer, recibió desde entonces protección de las autoridades.

Con su derrota en los comicios de mayo, Sarkozy perdió la inmunidad judicial que tenía como presidente. En julio, sus oficinas fueron registradas. Al término de la audiencia del jueves, el fiscal de Burdeos, Claude Lapland, dijo a la agencia noticiosa Sipa que Sarkozy recibió la condición de lo que en Francia se conoce como "testigo copartícipe", con posibilidad de que enfrente posteriormente cargos de estafa, abuso de confianza y aprovecharse de una persona discapacitada.

"Ante lo estricto de las reglas y controles, el financiamiento ilegal (en una campaña) es completamente imposible", dijo Claude Gueant, quien fue director proselitista de Sarkozy, jefe de gabinete y después ministro del Interior.

Sarkozy ingresó el jueves disimuladamente en el tribunal de Burdeos después de que un vehículo debió la atención de las cámaras que intentaban tomarle una imagen, según la agencia noticiosa Sipa. Sarkozy y su abogado se reunieron en privado con el juez que decidirá si el mandatario enfrentará cargos.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK