Un año de prisión suspensiva a exinternacional francés de balonmano por corrupción de menores

Un juez del tribunal judicial de París validó este miércoles la condena de un año de prisión, con la pena en suspenso, a Bruno Martini, excampeón del mundo y presidente de la Liga Francesa de Balonmano (LNH), por corrupción de menores, hechos que reconoció, indicó su abogada.

A propuesta del juez, Martini se sometió a una comparecencia de admisión de culpabilidad, una herramienta que permite imponer penas menores si se reconocen los hechos, en la que el exportero internacional admitió también la posesión de imágenes pedopornográficas, informó su letrada.

Además de la pena de prisión suspensiva, que no deberá cumplir si no es condenado por otros delitos, la sanción incluye una multa de 2.500 euros y cinco años de prohibición de ejercer cualquier actividad en contacto con menores.

Nada más conocerse la sentencia, Martini anunció su dimisión como presidente de la LNH.

Martini fue denunciado en 2020 por un adolescente de 13 años, quien explicó, según información de France Info, que el deportista de 52 años le propuso a través de una red social un encuentro con él, al que no acudió, tras intercambiar imágenes de carácter sexual.

Bruno Martini, un coloso de 1,97 metros de altura, era el guardameta de los Bleus cuando se proclamaron campeones del mundo de balonmano en 1995 y 2001. Tras su carrera como jugador, se reconvirtió en dirigente de clubes.

En noviembre de 2022, fue elegido presidente de la Liga.

La investigación contra Bruno Martini es la última de una serie de problemas judiciales de dirigentes del deporte francés.

Noël Le Graet, al que el comité ejecutivo de la Federación Francesa de Fútbol (FFF) "apartó" el 11 de enero de la presidencia, es investigado por acoso moral y sexual.

Su homólogo de la federación nacional de rugby (FFR), Bernard Laporte, fue condenado en diciembre a dos años de prisión, con suspensión de pena, por corrupción.

gd-sm-tbm/tjc/psr/mcd